martes, 8 de agosto de 2017

Epitafio de un boxeador (Ignacio Aldecoa)



Nosotros, sus agradecidos contrarios, erigimos esta
estatua a Apis, un boxeador considerado, que ni
cuando nos fajábamos nos hacía daño.

-                                         Lucilius, Epitafio de un boxeador

Pasaban las nubes de tormenta con su gorgojo tronador dentro; pasaban sobre el cementerio, agrio y cuaresmal de luz morada. Altos cipreses, hemiciclos mortuorios, taxis en la avenida, un fulgor diamantino en los lejos del sudoeste, urdimbres de coronas pudriéndose, colgado como trapos viejos de las ventanas de los muertos y de las cruces de los panteones.

Los acompañantes formaban un grupo friolero contemplando el trabajo de los enterradores. Eran pocos y se hablaban en voz baja.

Abrieron el ataúd antes de meterlo en el nicho. Las monjas del hospital no habían logrado cruzar piadosamente las manos del excampeón, que conservaba la guardia cambiada con el brazo derecho caído según su estilo. Eso le quedaba. Todo lo demás fue miseria hasta su muerte, y la Federación pagó el entierro.

Un periodista joven tuvo que ser reconvenido por su director. Había escrito: «Cuando abrieron la caja, el excampeón parecía totalmente K.O.».

Los muertos deben ser respetados, pero era un buen epitafio.
(Novelista, 1925-1969)

lunes, 7 de agosto de 2017

La gran política es prevenir (a propósito de Cataluña)

Mariano Rajoy está que no se lo cree de lo satisfecho que se siente consigo mismo. Disfruta de sus vacaciones a caño libre, escala montañas, patea senderos escondidos y se sonríe al declarar que lo tiene todo controlado y que no habrá referéndum en Cataluña.
Sus colaboradores aseguran que la impaciencia y la vehemencia de Carlos Puigdemont y del pobre Arturo Mas favorecen mucho. La torpeza de los dirigentes catalanes contribuirá a que las cosas se resuelvan. No vale la pena alarmarse, según los colaboradores monclovitas, pensando que el futuro está oscuro. Tal vez la terapia de la ley y de la serenidad sea la adecuada. En unas semanas lo sabremos.
Lo que sí conviene recordar al presidente de Gobierno es la certera máxima de Churchill, no atribuida a Churchill, como tantas otras, sino escrita por la primera cabeza europea del siglo XX: “La gran política consiste en prevenir, no en curar”. Nada de lo que está ocurriendo en Cataluña lo padeceríamos si los últimos Gobiernos -el de Aznar, el de Zapatero, el de Rajoy- hubieran previsto lo que podía ocurrir, tomando las medidas adecuadas para impedir la infección. Seguramente desde antes, pero al menos desde hace diez años, estaba claro para cualquier analista serio lo que podía ocurrir en Cataluña. Tomar medidas contraproducentes como hizo José Luis Rodríguez Zapatero o el no hacer nada de Mariano Rajoy porque “el tiempo lo arregla todo y lo mejor es tener cerrado el pico”, solo podía conducir a que explosionara el secesionismo catalán.
Difícil hacer comprender a Mariano Rajoy ahora que la política seria consiste en prevenir, estableciendo las terapias adecuadas para evitar la enfermedad. Una enfermedad que se ha hecho crítica y parece especialmente difícil de curar.

Luis María Anson (De la RAE, El Imparcial)

Una lección de humildad (James Baldwin, EEUU, 1924-1987)

Cierto día el califa Harun al Raschid organizó un gran banquete en el salón principal de palacio.
Las paredes y el cielo raso brillaban por el oro y las piedras preciosas con las que estaban adornados. Y la gran mesa estaba decorada con exóticas plantas y flores Allí estaban los hombres más nobles de toda Persia y Arabia. También estaban presentes como invitados muchos hombres sabios, poetas y músicos.
Después de un buen tiempo de transcurrida la fiesta, el califa se dirigió al poeta y le dijo:
-Oh, príncipe hacedor de hermosos poemas, muéstranos tu habilidad, describe en versos este alegre y glorioso banquete.

El poeta se puso de pie y empezó con estas palabras:
-¡Salud!, oh califa, y goza bajo el abrigo de vuestro extraordinario palacio.
-Buena introducción -dijo Raschid-. Pero permítenos escuchar más de tu discurso.
El poeta prosiguió:
-Y que en cada nuevo amanecer te llegue también una nueva alegría. Que cada atardecer veas que todos tus deseos fueron realizados.
-¡Bien, bien! Sigue pues con tu poema.
El poeta se inclinó ligeramente en señal de agradecimiento por tan deferentes palabras del califa y prosiguió:
-¡Pero cuando la hora de la muerte llegue, oh mi califa, entonces, aprenderás que todas las delicias de la vida no fueron más que efímeros momentos, como una puesta de sol.
Los ojos del califa se llenaron de lágrimas, y la emoción ahogó sus palabras. Cubrió su rostro con las manos y empezó a sollozar.
Luego, uno de los oficiales que estaba sentado cerca del poeta alzó la voz:
-¡Alto! El califa quiso que lo alegraran con cosas placenteras, y tú le estás llenando la cabeza con cosas muy tristes.
-Deja al poeta solo –dijo Raschid-. Él ha sido capaz de ver la ceguera que hay en mí y trata de hacer que yo abra los ojos.

Harun al Raschid (Aaron el Justo), fue el más grande de los califas de Bagdad. Se puede encontrar más historias sobre él en ese maravilloso libro conocido como Las mil y una noches.

domingo, 6 de agosto de 2017

Canarias podría perder casi toda su biodiversidad

Las islas han perdido el 85% de sus bosques termófilos y de sus masas de laurisilva (el 62% en la isla que menos y el 99% en la que más), el 73% de sus matorrales de cardón y tabaiba, el 55% de sus pinares y el 41% de la vegetación típica de sus costas. Con cientos de especies únicas, Canarias siempre ha sido considerada un "punto caliente" de la biodiversidad, pero podría estar abocada a sufrir "extinciones en masa" a menos que tome medidas ya. Es la factura que deberá pagar por haber destruido el 85% de sus bosques desde el siglo XV. Diez investigadores de la Universidad de La Laguna (ULL) publican en el último número de la revista Diversity and distributions un estudio sobre las "deudas de extinción" que tiene pendientes de abonar Canarias; o dicho de otra manera, sobre el coste que supondrán los excesos cometidos en las islas en los últimos siglos, sobre todo en el XX, aunque ya no se destruyeran más sus hábitats.

El histórico viaje del Beagle tenía a Canarias entre sus primeras escalas, porque Charles Darwin soñaba con estudiar los las riquezas naturales que relataba Humboldt en sus libros. Sin embargo, las autoridades de Tenerife impidieron al barco atracar en Santa Cruz por los rumores sobre una epidemia de cólera en Inglaterra... y la historia de la Teoría de la Evolución cambió de escenario. Cuando el capitán Fitzroy decidió que no merecía la pena someter a su tripulación a una cuarentena y puso rumbo a Cabo Verde, habían pasado ya tres siglos y medio desde la llegada de los europeos a Canarias y el inicio de la radical transformación de sus paisajes, pero las islas todavía conservaban buena parte de la biodiversidad que las había hecho famosas entre los naturalistas de todo el mundo.

Hoy, Canarias ha perdido el 85% de sus bosques termófilos y de sus masas de laurisilva (el 62% en la isla que menos y el 99% en la que más), el 73% de sus matorrales de cardón y tabaiba, el 55% de sus pinares y el 41% de la vegetación típica de sus costas.
Sin embargo, conserva 544 especies vegetales endémicas, 221 especies de escarabajos únicas en el mundo y 163 tipos de pequeños caracoles terrestres que solo pueden verse en alguna de sus islas, por citar algunos ejemplos. Y más de la mitad de todas esas especies endémicas (el 59%) vive solo en un hábitat muy concreto. El investigador del Grupo de Ecología y Biogeografía Insular de la ULL Rüdiger Otto y el resto de los firmantes de este artículo de Diversity and distributionsresaltan todas estas cifras para subrayar una de las conclusiones de su estudio: el estado actual de los ecosistemas en Canarias no explica toda esa biodiversidad; su existencia se debe a lo que las islas fueron en el pasado. O lo que es lo mismo: las peores consecuencias de la destrucción de los hábitats naturales sobre la flora y fauna de Canarias están aún por ver y conforman una amenaza de "extinción en diferido" no suficientemente valorada y ante la que es necesario tomar medidas.

"Las listas rojas infravaloran los riesgos de extinción. La lista de especies amenazadas crecerá sin que haya una mayor destrucción de los hábitats, especialmente en aquellos que han sido alterados más recientemente. En Canarias, el crecimiento de la población y el cambio en los usos del suelo se acentuaron durante el siglo XX. En consecuencia, deberíamos esperar que la lista de endemismos canarios amenazados se incremente en un futuro próximo", advierten. Los autores de este trabajo reconocen que no pueden poner cifras ni plazos a la "deuda de extinción" que temen que pagará Canarias por los excesos del pasado, pero piensan que la factura será "considerable". Por ello, urgen a poner en marcha proyectos de restauración ambiental, en especial en los bosques termófilos, los más castigados y con mayor número de especies amenazadas.


"El caso de Canarias probablemente no sea único. Por ello, interpretamos nuestros resultados como un advertencia para los conservacionistas de lo que lo peor de la crisis de extinción de especies en islas oceánicas quizás esté aún por llegar. Las acciones de conservación deberían centrarse en la restauración de hábitats para atenuar o revertir los procesos de extinción", añaden.

sábado, 5 de agosto de 2017

Marilyn, 55 años

Hoy, 5 de agosto, se cumplen 55 años de la muerte de uno de los grandes mitos del siglo XX, y su nombre y su memoria siguen tan frescos como si estuviese viva. Los norteamericanos saben fabricar sus grandes referencias que enseguida pasan a ser universales, desde Santa Claus a la Coca Cola, desde Bugs Bunny a Elvis Presley. No fue una excelente actriz pero sí debió ser una gran amante, frustrada, solitaria, infeliz. La deseó todo el planeta pero su muerte sigue conteniendo ese halo de misterio y conspiraciones. Tan joven, tan hermosa, tan radiante que sigue permaneciendo a nuestro lado. 36 años, 30 películas; insegura, depresiva, conocedora de muchos secretos de los altos círculos del poder. ¿Suicidio, accidente, asesinato? Nunca lo sabremos.

Borges y yo (minicuento de Jorge Luis Borges)


Al otro, a Borges, es a quien le ocurren las cosas. Yo camino por Buenos Aires y me demoro, acaso ya mecánicamente, para mirar el arco de un zaguán y la puerta cancel; de Borges tengo noticias por el correo y veo su nombre en una terna de profesores o en un diccionario biográfico. Me gustan los relojes de arena, los mapas, la tipografía del siglo XVII, las etimologías, el sabor del café y la prosa de Stevenson; el otro comparte esas preferencias, pero de un modo vanidoso que las convierte en atributos de un actor. Sería exagerado afirmar que nuestra relación es hostil; yo vivo, yo me dejo vivir para que Borges pueda tramar su literatura y esa literatura me justifica. Nada me cuesta confesar que ha logrado ciertas páginas válidas, pero esas páginas no me pueden salvar, quizá porque lo bueno ya no es de nadie, ni siquiera del otro, sino del lenguaje o la tradición. Por lo demás, yo estoy destinado a perderme, definitivamente, y solo algún instante de mí podrá sobrevivir en el otro. Poco a poco voy cediéndole todo, aunque me consta su perversa costumbre de falsear y magnificar. Spinoza entendió que todas las cosas quieren perseverar en su ser; la piedra eternamente quiere ser piedra y el tigre un tigre. Yo he de quedar en Borges, no en mí (si es que alguien soy), pero me reconozco menos en sus libros que en muchos otros o que en el laborioso rasgueo de una guitarra. Hace años yo traté de librarme de él y pasé de las mitologías del arrabal a los juegos con el tiempo y con lo infinito, pero esos juegos son de Borges ahora y tendré que idear otras cosas. Así mi vida es una fuga y todo lo pierdo y todo es del olvido, o del otro. No sé cuál de los dos escribe esta página.

viernes, 4 de agosto de 2017

Vencer a la muerte, la última utopía


Vencer a la muerte es la última utopía sobre la mesa, algunos gurús ya dicen que dentro de unas décadas seremos inmortales. En la cultura rural, ya se sabe, no había alumbrado y algunos afirmaban haber visto a muertos que se aparecían en los caminos. Pero esa es otra historia: las leyendas y los mitos. El filósofo Nietzsche pretendía hacer de la vida lo Absoluto más allá de las creencias religiosas y las prohibiciones habituales. Siguiendo la estela del norteamericano Raymond Moody, el cardiólogo holandés Pim Van Lommel señala que hay algún tipo de vida tras la muerte, y lo ha hecho tras su experiencia con personas que han padecido muerte clínica y que han regresado; la muerte sería solo un cambio de conciencia, una transición, porque morimos en una dimensión para pasar a otras dimensiones. Suele decirse que las visiones de las personas en la muerte clínica son producto de la falta de oxígeno en el cerebro pero Van Lommel se opone. Esas experiencias recurrentes en las que confluyen tiempo pasado, presente y futuro en sensación de unidad, coinciden con los relatos de la mística y las visiones de profetas, gurús y santos desde hace siglos. Los niños hablan de que han visto ángeles, los ateos hablan de “energía” y los creyentes citan a Dios. Van Lommel se declara no creyente, y estima que esas voces, esas luces, esa revisión de la vida pasada indican algo más. Raymond Moody, en Vida después de la vida, concluyó que existen 9 experiencias: 1) percepción de sonidos audibles, zumbidos; 2) sensación de paz, sin dolor; 3) sensación de salir fuera del cuerpo; 4) sensación de viajar por un túnel; 5) sensación de ascensión al cielo; 6) se ven personas ya fallecidas; 7) encontrarse con un ser luminoso; 8) tener una revisión de su vida; 9) rechazo de la idea de volver a la vida. El ser humano, que domina tanta tecnología, se sigue negando a que la muerte suponga la total extinción. ¿Aceptamos la vieja idea de que somos cuerpo y alma, y el alma de alguna manera subsiste?

Sí, hay vida después de la muerte. He estado sumido en un profundo coma durante una semana, en el que viajé a otra dimensión del universo. Así arranca el neurocirujano de la Universidad de Harvard Eben Alexander su relato en primera persona; la conciencia persiste más allá de la muerte, ajena al cuerpo y al cerebro. Puede que siete días en coma den para mucho, pero no lo suficiente para pensar que lo suyo son chifladuras o que despertó con mente visionaria. Su testimonio forma parte de un fenómeno que tiene como principales artífices a algunos científicos. Esta nueva concepción suma las investigaciones más avanzadas. Entre los testimonios recogidos figura el de la doctora Mary C. Neal, una cirujana ortopedista que sufrió un accidente del que fue declarada clínicamente muerta. En su libro Ida y vuelta al cielo, describe su breve visita al paraíso y la sabiduría que le sobrevino con la experiencia.

¿Y por qué ahora este furor por la muerte? El psiquiatra José Miguel Gaona tiene una explicación: Es verdad que el ser humano siempre ha buscado la trascendencia, este es un anhelo universal desde los hombres más primitivos. Con los avances de la medicina moderna, la lucha contra la enfermedad ha rayado en una búsqueda incesante de alargar la vida. Lo que ahora ocurre es que las técnicas médicas han desdibujado los límites. Una persona puede estar, médicamente hablando, muerta, sin latido cardíaco y con un electroencefalograma plano y, sin embargo, puede volver a la vida. Precisamente, el gran enigma es cómo actúa ese cerebro agonizante. Clínicamente, la muerte es un proceso, no un único momento irreversible. Ese lapso de tiempo es lo más próximo a la muerte que se conoce, y por eso suscita tanto interés. El 20 por ciento de las personas que sobreviven a una parada cardiorrespiratoria describe alguna experiencia cercana a la muerte (ECM). Para la neurociencia es un campo de investigación muy interesante.

El médico de Urgencias en Cartagena Juan José López Martínez, autor de libros como El eterno presente del alma, ha recopilado testimonios de personas en su lecho de muerte o durante experiencias cercanas. Todo el que ha pasado por ello te dice exactamente lo mismo, asegura. Si, como dice José Miguel Gaona, como especie estamos programados para tener ese horror al vacío, a la nada, es lógico que intentemos encontrar el modo de trascender. Ahí tenemos los últimos ardides de la ciencia para postergar la muerte: clonación, modificación genética y otros artificios tecnológicos para reparar los estragos de la edad y mantener activo el cerebro copiándolo primero vía informática y almacenándolo después, al duplicarnos no moriríamos del todo. El físico Stephen Hawking afirma que no se necesita un Dios para poner en marcha el universo y se declara defensor de esta última posibilidad, la de ganar científicamente la batalla por la eternidad. Para explicar la muerte física del cuerpo, Robert Lanza, médico de Advanced Cell Technology, recurre a la teoría de los universos paralelos. Todo lo que ocurre en nuestro universo está sucediendo también en el multiverso, por lo que la vida nunca dejaría de existir. Cuando el cuerpo desaparece, nuestra vida se convierte en una planta que vuelve a florecer.

José Luis Cordeiro, ingeniero mecánico, economista y profesor de la Singularity University de Silicon Valley, afirma que en 20 años habremos alcanzado la inmortalidad y que nuestra forma de comunicación será telepática. La ciencia y la técnica están cambiando exponencialmente, porque todo lo que se puede digitalizar mejora, pero es algo que los humanos no entendemos porque estamos programados para pensar linealmente. En veinte años nos vamos a comunicar telepáticamente y la edad va a ser controlable. Afirma que entramos en una nueva edad, la de quienes vivirán indefinidamente, con más capacidades. Al mejorar el hardware humano (mediante la nanotecnología y la biotecnología) y el software (a través de la infotecnología y la cognotecnología), no sólo tendremos telepatía de banda ancha, a alta velocidad, sino que vamos a mejorar, aumentar y superar las capacidades. Con las mejoras tecnológicas vamos a poder procesar en un segundo toda nuestra vida, afirma Cordeiro. En 20 años podremos comunicarnos de forma más rápida y eficiente, eso será el inicio de la edad posthumana.

jueves, 3 de agosto de 2017

Euforia turística, pero el "todo incluido" rebaja la calidad

Resultado de imagen de maspalomas con turismo fotos grandes

Están saliendo medianamente bien las cosas en la economía, baja el paro aunque con empleo precario y salarios que por supuesto van a tardar en recuperar el poder adquisitivo de antes de la crisis. Y con el éxito turístico las islas afrontan una eufórica recta hacia el final de año, pues las cifras de visitantes se disparan de tal modo que incluso en verano los hoteles consiguen una muy alta ocupación. ¿Llegaremos dentro de poco a los 20 millones de turistas por año, o esperamos alguna contracción si los países competidores  de Canarias –Egipto, Túnez, Marruecos- garantizan la seguridad y vuelven a ser visitados? Lo cierto es que ni siquiera los británicos han reducido su presencia tras el triunfo del Brexit, y las islas registran ahora un florecimiento de turismo que antes era poco frecuente: italianos, franceses, gente de Europa del Este, con el retorno de los nórdicos, etc. Los precios que se cobran a los visitantes han ido mejorando, así como también lo ha hecho el gasto medio. Las visitas de nacionales también suben, de forma más moderada, eso sí. Y el sector ahora está más interesado en mejorar los rendimientos y los beneficios que en incrementar la ocupación, que es del 80 por ciento de media anual. Este verano, con 750.000 plazas extras de avión las perspectivas del invierno son muy buenas para las cuatro islas más turísticas, aunque es de esperar que el mordisco también afecte a las tres occidentales que todavía han de mejorar mucho: La Palma, La Gomera y El Hierro. Particularmente en La Palma se aprecia una mejor actitud hacia utilizar el turismo como complemento de su economía, tradicionalmente agrícola. La zona del Valle de Aridane tiene expectativas a la hora de construir instalaciones hoteleras, el turismo y los servicios le vendrían bien a la isla para evitar la continua pérdida de población. Sin  olvidar que las tres islas occidentales requieren modelos turísticos diferenciado. Por cierto, La Palma registró el año pasado la cifra más baja de población en lo que va de siglo, con 81.486 habitantes. Se suman seis años consecutivos y es que la isla no para de perder población, desde que en 2010 se modificara la tendencia al alza que se venía registrando. Esta caída de casi 6000 habitantes en los últimos seis años ha sido la nota predominante de casi todos los municipios.  

Europa va bien y su economía mantiene un ritmo de crecimiento por encima del 2 por ciento, mientras que España va por encima de la media, las predicciones del BBVA habla de un crecimiento del 3,3 por ciento. En Canarias el año pasado el gasto turístico batió la marca y alcanzó los 15.136 millones de euros, 77.625 en el conjunto de España. Solo en los cinco primeros meses de este año el gasto turístico ha aumentado un 13,1 por ciento, hasta los 6.794 millones de euros, según la Encuesta del INE. También es importante señalar que los británicos se siguen manifestando como visitantes fieles a las islas, a pesar del referéndum de salida. Hay quienes opinan que, de celebrarse una nueva consulta en su país, saldría la opción de permanecer en Europa. Los británicos se mantienen a la cabeza con subida constante de su gasto en Canarias, frente al dato más moderado de los alemanes.

En el periódico El Día fue publicada una entrevista con el vicepresidente de Binter, Rodolfo Núñez, en el que estimaba que Canarias disfruta de un buen momento turístico, independientemente de que los países competidores tengan problemas de seguridad. Opina que Canarias va bien en este sector porque su oferta hotelera es de calidad. Tenemos un magnífico sector turístico, envidia mundial, afirma. Dice que cuando visita el Caribe o África, no encuentra un sitio que pueda competir con estas islas. Se explica: tendemos a valorarnos poco, pensamos que lo bueno es porque alguien de fuera nos lo dice, porque normalmente pensamos que lo hacemos mal. Y en el mundo hay sitios que están bien, pero ni el clima es igual, ni tienen este cielo azul. Aquí no hay bichos, la temperatura no es muy alta ni muy baja, hay seguridad y somos parte del Primer Mundo. Afirma el entrevistado que le gustaría que hubiese más empresarios canarios implicados en el sector y habla de que tenemos cierta tendencia a olvidarnos de lo que era Canarias hace unas décadas, estábamos muy poco desarrollados. Islas casi deprimidas, y con muy poca cultura y poca acumulación de capital. Esto creció un montón, hemos cambiado totalmente en 30 años, afirma.

Señala también que podemos seguir batiendo plusmarcas en el número de visitantes, pero lo que importa no es cuántos entran, sino el tiempo que se quedan y cuánto se gastan en su estancia aquí, para saber la carga que el territorio soporta. Cuando se hizo el Estatuto de Autonomía, 1982, teníamos 1,2 millones de habitantes y ahora tenemos el doble. Te das cuenta de que esto ha cambiado cualitativa y cuantitativamente. ¿Es mejor, o peor? Pues como todo: tenemos la sanidad que tenemos porque somos muchos; hay comercios, cines y otros servicios. Pero si nos empeñamos en dar pasos hacia atrás, tendremos mucho menos. Desde su punto de vista, quisiera que desaparecieran las cortapisas, la moratoria turística. En su opinión regular desde lo público cosas como la moratoria es un error.

Por otra parte, conviene precisar que el archipiélago tiene que agradecer sus últimos récords de turistas a la oferta hotelera del todo incluido. Los expertos señalan que gran parte los visitantes que ganamos en el primer trimestre compraron el paquete con todos los gastos pagados en su país de origen. Los hoteles han recibido este invierno una avalancha de personas atraíds por el todo incluido, sin necesidad de salir del hotel tienen sus necesidades cubiertas. Lo cual no es bueno para los restaurantes y servicios de las inmediaciones de las zonas hoteleras, ni tampoco para las agencias que se dedican a organizar excursiones, porque un buen porcentaje de este turismo ni siquiera abandona el hotel, conocen solo el trayecto desde el aeropuerto al hotel y viceversa. Nunca antes se había rozado este porcentaje con el todo incluido. El crecimiento de esta modalidad de turismo vendría justificado porque el visitante desea evitarse las sorpresas. Pero esta modalidad masifica nuestro turismo y rebaja la calidad.

domingo, 16 de julio de 2017

El universo surgió de la nada y puede volver a suceder (ABC)



Viatcheslav Mukhanov, en la Fundación BBVA en Madrid
Viatcheslav Mukhanov, en la Fundación BBVA en Madrid - José Ramón Ladra
3


El cosmólogo Viatcheslav Mukhanov (Kanash, antigua URSS, 1952) habla alto y claro, en todos los sentidos. Vehemente e impetuoso, escucharle es todo un espectáculo; por su discurso rápido, rotundo y fulminante, la energía que desprende su voz y un acento que suena en inglés, y en esto hay cierta ternura, a un malo de las películas de James Bond. Con la misma pasión habla del Big Bang, cita a San Agustín o muestra su rechazo a la política de Vladímir Putin. Este catedrático de la Universidad Ludwig-Maximilians de Múnich (Alemania) tuvo hace treinta años una idea brillante que también se le ocurrió a Stephen Hawking. Con toda seguridad el nombre del británico le sonará mucho más, pero ambos llegaron de forma independiente a la misma conclusión: las galaxias, las estrellas, los planetas... todo se formó a partir de un fenómeno microscópico llamado fluctuaciones cuánticas, generadas después del Big Bang. Y tenían razón, dice el científico ruso, «punto por punto». De eso ha hablado en la inauguración de una nueva edición del ciclo de conferencias científicas de la Fundación BBVA en Madrid. La suya se titulaba «De la nada al Universo».
-Entonces, ¿toda la materia surgió de la nada?
-El hecho de que el Universo se origine de la nada no contradice ninguna ley física. En eso incluso estaban de acuerdo los teólogos antes del Medioevo, pero entonces eran palabras y ahora son hechos confirmados experimentalmente. El Universo surgió de la nada y si me pregunta qué había antes...

-¿Qué había?
-La pregunta no tiene sentido, porque el tiempo también fue creado cuando surgió el Universo. San Agustín decía esto mismo.
-Cita a San Agustín... ¿Dios tiene un espacio en esa ecuación?
-Yo diría que las leyes de la física lo explican todo. Ahora, quién es el creador de esas leyes, eso es otra cosa. Es una pregunta abierta.
-Si esto ha sucedido una vez, ¿pudo suceder más veces? ¿Puede volver a suceder?
-Sí, podemos tener múltiples universos. De hecho, no parece una idea nada loca, pero esa tesis está fuera de la física, porque no es una conclusión sin ambigüedad y no sabemos cómo verificarlo. La física se encarga solo de las cosas que se pueden verificar, y la cosmología, gracias a la experimentación de los últimos años, es parte de ella, una ciencia natural.
 

miércoles, 12 de julio de 2017

5 grandes poemas de Eugenio de Andrade (Portugal)

Eugenio de Andrade, seudónimo de José Fontinhas (1923-2005), poeta y traductor portugués ganador del Gran Premio de Poesía de Portugal en 1989 y del Premio Camões en 2001, quien empezara su carrera poética con la publicación de Adolescente (1942) y As mãos e os frutos (1948)
Contemporáneo de los movimientos neorrealista y surrealista, no acusa la influencia de los movimientos literarios de su tiempo, proponiendo una poesía elemental, cuya musicalidad sólo encuentra precedentes en la lírica medieval galaico-portuguesa. Según sus propias palabras, la pureza de su verso «es simplemente pasión por las cosas de la tierra, en su forma más ardiente y todavía no consumada».
Andrade está considerado por muchos como la voz más fértil, el poeta luso más universal después de Pessoa. 


Ahora vivo más cerca del sol

Ahora vivo más cerca del sol, los amigos
no saben el camino: es bueno
ser así de nadie
en las ramas altas, hermano
del canto exento de algún ave
de paso, reflejo de un reflejo,
contemporáneo
de cualquier mirada desprevenida,
solamente este ir y venir con las mareas,
ardor hecho de olvido,
polvo dulce a la flor de la espuma,
eso apenas

Blanco en lo blanco

Haz una llave, aunque sea pequeña,
entra en la casa.
Consiente en la dulzura, ten piedad
de la materia de los sueños y de las aves.

Invoca el fuego, la claridad, la música
de los flancos.
No digas piedra, di ventana.
No seas como la sombra.

Di nombre, di niño, di estrella.
Repite las sílabas
donde la luz es feliz y se demora,

vuelve a decir: hombre, mujer, niño.
Donde la belleza es más nueva.

El amor

Estoy amándote como el frío
corta los labios.

Arrancando la raíz
a lo más diminuto de tus ríos.

Inundándote de dagas
de saliva esperma lumbre.

Estoy rodeado de agujas
tu boca más vulnerable.

Marcando en tus costados
el itinerario de la espuma.

Así es el amor: mortal y navegable.

En un lugar al sur...

Es un lugar al sur, un lugar donde
la cal
amotinada desafía el mirar.
Donde viviste. Donde a veces en sueños
vives aún. El nombre empapado de agua
te escurre en la boca.
Por caminos de cabras descendías
a la playa, el mar batía

en aquellas piedras, en estas sílabas.
Los ojos se perdían ahogados
en el fulgor
del último o del primer día

Era la perfección.

La lluvia cae en el polvo igual que el poema...

La lluvia cae en el polvo igual que en el poema
de Li Po. En el sur
los días tienen ojos grandes
y redondos; en el sur el trigo ondula,

sus crines danzan en el viento,
son la bandera
descamisada de mi embarcación;

en el sur la tierra huele a lino blanco,
a pan en la mesa,
el fulvo ardor de luz invade el agua,
cayendo sobre el polvo, leve, encendida
Igual que en el poema

(Versiones de Aníbal Núñez)

martes, 11 de julio de 2017

Ángel Sánchez ingresa en la Academia Canaria de la Lengua



El próximo viernes 14 de julio, a las 19.00 horas, tendrá lugar en el Salón de Actos de la Biblioteca Pública del Estado de Las Palmas de Gran Canaria la ceremonia de ingreso en la Academia Canaria de la Lengua de Ángel Sánchez Rivero, (Gáldar, 1943) que se incorporará como académico numerario de la sección segunda, con escritores y estudiosos de la literatura canaria. Es poeta, narrador, ensayista y antropólogo. Cursó sus estudios de Educación Primaria y Secundaria en Gáldar y en Las Palmas de Gran Canaria; también de alemán en la Deutsche Schule y de francés en la Alliance Française de dicha ciudad. Posteriormente, se especializó en Filología y Antropología en la Universidad de La Laguna, Universidad de Salamanca, Université de Grenoble, Université Paris-Vincennes y Universität Göttigen. Todo ello contribuye a su formación intelectual y al desarrollo de sus diversas inquietudes intelectuales y creadoras. Si en Canarias tiene como compañeros de universidad a Eugenio PadornoJorge Rodríguez Padrón y Alberto Pizarro, en Salamanca coincide con los poetas Aníbal Núñez y José Miguel Ullán, de orientación más experimental. En París, donde se halla en 1968, sigue cursos y conferencias en la Sorbonne, escucha a Claude Lévi-Strauss, a Jean-Paul Sartre o a figuras como Dénis Roche, animador de la revista Tel Quel y profesor suyo en Vincennes. En Alemania profundiza en el conocimiento de escritores como Georg Trakl, Gottfried BennIngeborg Bachmann o Hans Magnus Enzensberger, a los que traduce para la revista canaria Fablas o para otras publicaciones. Se interesa, además, por los caminos de la poesía visual, sobre todo por la obra del suizo Eugen Gomringer, por la poesía concreta alemana y la actividad de los brasileños del grupo Noigandres. Su obra visual es considerable y muy reconocida. Ha ejercido su actividad docente en la Universidad Laboral de Las Palmas de Gran Canaria. Inmerso en la renovación creadora de los años 60 y 70, siempre muy independiente, su poesía destaca por su fuerza experimental y por dejar atrás tradiciones y tópicos. Si en el dominio de la poesía canaria puede mirar hacia la época de los conquistadores o hacia  Bartolomé Cairasco de Figueroa, el poeta canario del Siglo de Oro, su escritura opta con frecuencia por el mestizaje y la "mestura". A partir de una voz que transita por las inquietudes fundacionales de la poesía contemporánea bajo la conciencia de un "yo tardío", en la línea de un Gottfried Benn, Ángel Sánchez se aleja de toda melancolía para no privarse de nada: referencias cruzadas e intertextuales, alusiones a escritores americanos, franceses o alemanes, roqueros radicales de su generación como Jimi Hendrix, referencias cinematográficas, etc. Su poesía, además, alcanza una proyección visual en su deseo de romper con el orden que impone el lenguaje verbal. En esto se encuentra cercano a los concretos brasileños. (De www.laprovincia.es)

3 poemas de Ferlinghetti (Beat Generation, Contracultura, Movimiento hippie)



Este es uno de los miembros de la Beat Generation norteamericana, junto con Kerouac, Allen Ginsberg y otros dos menos conocidos: Lamantia y Corso. Poesía torrencial, urbana, contestataria, aluvión vital. Son escritores de los años 50 que rechazan los valores estadounidenses clásicos, elogian las drogas, la libertad sexual y el estudio de la filosofía oriental. Influyen en la contracultura, el movimiento hippie. Sus principales obras son Aullido, de Ginsberg, en el 56; En el camino, de Kerouac, en el 57 y El almuerzo desnudo, de W.S. Borroughs, en el 59. Lawrence Ferlinghetti nació en Nueva York; su padre, inmigrante, murió antes de que él naciera y su madre tuvo problemas mentales, por lo cual fue criado por sus tíos. Fue oficial al mando en el desembarco de Normandía. La foto data de 1958. (Poemas tomados de Ediciones Alma_Perro)

MISS SUBTERRÁNEOS

Puedes encontrar
a Miss Subterráneos
del 57
viajando ida y vuelta
en el subte
a las cuatro de la mañana
Puedes encontrar
a Miss Subterráneos
del 57
su negra nariz aplastada
las fosas nasales
rellenas con tapones de algodón
del tamaño de monedas de 50
yendo de Times Square
a la Grand Central Station
viniendo de la Grand Central
al Times Square
una y otra vez
en el subte
a las cuatro de la mañana
colgada de su cielo
el pasamanos
los brazos dorados
sembrados de heridas

CRISTO SE BAJÓ

Cristo se bajó
de Su Árbol desnudo
este año
y huyó a donde
no hubieran árboles de navidad arrancados
Cristo se bajó
De su árbol desnudo
Y huyó a donde
No hubiera árboles de navidad dorados
ni árboles de Navidad plateados
ni árboles de Navidad de papel de estaño
ni árboles de Navidad de plástico rosado
ni árboles de Navidad de oro
ni árboles de Navidad negros
ni árboles de Navidad celestes
adornados con velitas eléctricas de lata
y tíos pesados y creídos
Cristo se bajó
de su Árbol desnudo
este año
y huyó a donde
ningún intrépido vendedor ambulante de Biblias
recorriera el países
en un cadillac de dos tonos
y donde ningún nacimiento de Sears Roebuck
completo con niño de plástico y pesebre
llegara por correo certificado
el niño con entrega inmediata
y donde los Magos de televisión
no cantaran alabanzas al Whisky Lord Calvert
Cristo se bajó
de su árbol desnudo
este año
y huyó a donde
ningún gordo desconocido y bonachón
vestido de franela roja
con barba de mentira
caminara haciéndose pasar
por una especie de santo del Polo Norte
a través del desierto de Belen Pennsylvania
en un trineo Volkswagen
arrastrando por renos retozones de Adirondack
con nombres alemanes
y cargado de sacos de Humildes Regalos
de Sacks de la Quinta Avenida
para el Niño Dios que cada uno se imagina
Cristo se bajó
de su árbol desnudo
este año
y huyó a donde
los cantadores de villancicos de Bing Crosby
no lloriquearan que la Nochebuena es fría
y los ángeles del radio City
no patinaran sin alas
en un país de las maravillas todo nevado
entrando a un cielo de alegres cascabeles
diariamente a las 8:30
con matinés de la Misa del Gallo
Cristo se bajó
de su árbol desnudo
este año
y se fue a refugiar silenciosamente en
el vientre de una anónima María otra vez
donde en la noche oscura
del alma anónima de cada uno
el espera otra vez
una inimaginable
e imposible
inmaculada Reconcepción
la más loca
de las Segundas Venidas

UN CONEY ISLAND DE LA MENTE

En las grandes escenas de Goya nos parece que
vemos
los pueblos del mundo
exactamente en el momento en que
por primera vez alcanzaron el título de
“humanidad sufriente”
Se retuercen en la página
con una verdadera furia de adversidad
amontonados
gimiendo con bebés y bayonetas
bajo cielos de cemento
en un paisaje abstracto de palos secos
estatuas dobladas alas de murciélagos y picos
horcas resbalosas
cadáveres y gallos carnívoros
y todos los rugientes monstruos finales de la
“imaginación del desastre”
son tan sangrientamente reales
es como si todavía existieran realmente
y existen
sólo el paisaje ha cambiado
todavía están alineados en las carreteras
plagadas de legionarios
falsos molinos de viento y gallos dementes
son la misma gente
solo que más lejos del hogar
en autopistas de cincuenta carriles
en un continente concreto
intercalado de blandos anuncios
representando imbéciles ilusiones de felicidad
la escena tiene menos cureñas
pero más ciudadanos inválidos
en automóviles pintados
y llevan placas extrañas
y motores
que devoran Norteamérica

La independencia ¿sale a devolver?


lunes, 10 de julio de 2017

La fraternidad de los poetas

En las islas hay un borbotón de nuevos creadores, particularmente en poesía aunque también en narrativa, bellas artes, música, teatro, danza, y unas cuantas disciplinas más. Como se multiplican los talleres literarios, cada año gente nueva da a conocer sus poemas y sus relatos, que pronto acabarán dando forma a sus primeros libros. Muchas veces son autoediciones, gente que se dirige directamente a una imprenta olvidándose de las editoriales grandes, medianas o pequeñas, que suelen dar plazos largos para la publicación. Gestionar directamente con la imprenta reduce el tiempo de espera, en la era digital lo más complicado es la maquetación del libro, el resto es un proceso que se ha abaratado. Muchas veces lo que surge son libros colectivos, se supone que las antologías con muchos participantes están mejor posicionadas a la hora de conseguir que la edición se venda e incluso que se publique de nuevo, bien es verdad que la mayoría de las veces las tiradas son cortas, casi siempre por debajo de los 200 ejemplares. Existe una tendencia a publicar de 100 en 100, incluso de 50 en 50, a medida que se recupera la inversión se acude a la imprenta para encargar más ejemplares. Los participantes son mujeres y hombres de distintas edades ansiosos por dar a conocer su obra, son tan entusiastas e inasequibles al desaliento que alargan hasta el máximo las lecturas de sus versos. Hay múltiples convocatorias para ello, incluso se están formando clubs más o menos cerrados que vienen a actuar como foros de apoyo para sus integrantes; llevan sus libros a los pueblos, los llevan a las islas, dramatizan sus lecturas con golpes de efecto destinados a llamar la atención de los auditorios, pues ya se sabe que en nuestro entorno se lee más bien poco.
Siempre llevan prisa los poetas, sienten la urgencia por dar a conocer sus versos frescos como panes recién hechos, sienten la imperiosa necesidad de rememorar aquellos versos suyos más conocidos. Son cada vez más frecuentes los recitales que duran horas, pues son convocatorias abiertas a las que puede sumarse cualquiera, son como asambleas populares de la palabra, con plena libertad para intervenir con cualquier tipo de trabajo. Y, puesto que la escritura se ha democratizado, hay docenas, incluso cientos de voces dispuestas a leer sus creaciones, independientemente del rigor y la calidad de sus versos. Muchas veces son versos casi espontáneos, que han sido escritos en un santiamén porque muchos de estos poetas prefieren leer la composición tal como la han escrito, sin someterla a posteriores correcciones.
Esa poesía poco elaborada, con escasa estética, pero que cuenta emociones, vivencias y sentimientos elementales, siempre tiene éxito, sobre todo si el poeta la dice con voz firme. Porque aquí surge otra cuestión: la mayoría de los poetas no leen bien sus versos. Mayormente les preocupa ser entendidos por públicos poco habituados a la literatura más que la técnica y la forma expresiva. Como decíamos, son autores de textos espontáneos, que suelen hablar sobre temas clásicos: el amor, el desamor, la violencia de género, la crisis en todas sus facetas, el paso del tiempo, la vida y la muerte, las pequeñas anécdotas cotidianas. Uno de los grandes problemas de este tipo de obra es la falta de lecturas de sus autores, personas que trasladan sus emociones y sus conflictos al papel sin haberse preocupado suficientemente en el aprendizaje. Leer, es decir informarse, puede ser una pesada carga, pero sin conocer la tradición literaria, sin esforzarse en leer no serás capaz de escribir bien. Para escribir medianamente bien hay que estudiar, y mucho.
El Gobierno de Canarias dedicó el Día de las Letras Canarias del 2014 a la obra de nuestro poeta Agustín Millares Sall, y con este motivo hubo una revisión crítica de su obra. Agustín pertenecía a aquellos poetas que escribían para transformar la sociedad, era un propósito difícil de realizar pero ahí estaba la voz de los líricos, una voz que lanzaba proclamas hacia los tiempos distintos que habrían de venir cuando el país fuese un hogar para todos, más allá de los odios y las persecuciones, de las dos Españas de la guerra civil. Por supuesto que la poesía por sí sola no consigue cambiar el mundo, pero sí ayudó a crear un ambiente, junto con los cantautores que muchas veces hacían en música los poemas que todo aquel grupo escribía. Los poetas lanzaban sus versos con mucha inteligencia, siempre con mensajes entre líneas, para burlar la censura. Recordemos que la censura previa obligatoria se mantuvo en España hasta la denominada Ley Fraga, de 1966. En la ciudad de Las Palmas el abogado y periodista Antonio Cillero fue el último funcionario encargado de supervisar los textos. Yo mismo le llevé mi libro de poemas Crónica de todos nosotros, Premio Julio Tovar en Santa Cruz de Tenerife, que salió en 1972, en Inventarios. Los años 60 fueron años de acelerón histórico: a raíz de Mayo del 68 en Francia la universidad se agitó, la necesidad de cambio iba calando en la sociedad. Todo esto desembocó en el borbotón libertario tras la muerte de Franco, cuando la poesía ganó la calle y los poetas eran vitoreados en los actos públicos.
Tanto Agustín Millares como Pedro Lezcano, por su militancia política, llenaban los terreros de lucha canaria y conseguían audiencia en los campos de fútbol cuando las primeras elecciones. La poesía, al fin, estaba en la calle, viva. Tanto Agustín como Pedro Lezcano y Pedro García Cabrera tuvieron la suerte de que algunos de sus poemas fueron cantados por gente importante: Taburiente, Caco Senante, el grupo Palo, Rosa León, Los Sabandeños. Agustín y Lezcano eran más mitineros, García Cabrera añadía un tono más introspectivo y existencial a su literatura, venía de Gaceta de Arte y le preocupaba más el sentimiento metafísico de la insularidad. La poesía hecha canción entra muy bien en el pueblo llano, que normalmente no tiene ni libros ni periódicos en su casa y jamás lee un libro. Podríamos considerar que la poesía está hecha para la oralidad y el colectivo de los cantautores, desde Joan Manuel Serrat a Pablo Milanés o Silvio Rodríguez o Amancio Prada o Pete Seeger o Joan Báez o Bob Dylan o Georges Moustaki o Jacques Brel o Leonard Cohen, ha hecho una labor esencial a la hora de divulgar ese mensaje que mira hacia nuestro interior, el alma, el asombro ante la vida.
(Foto histórica de grupo: Vicente Aleixandre con Agustín Millares Sall, Pedro Lezcano, Pino Ojeda,  Pedro Perdomo Acedo, Ventura Doreste y Padorno)