martes, 24 de abril de 2018

Este jueves, 7º aniversario de la Generación 21


Este jueves 26 de abril a las 7 de la tarde en la Mutua de Accidentes de Canarias (MAC), en la calle Robayna nº 2 (esquina Castillo) en Santa Cruz de Tenerife el editor Ánghel Morales dirigirá la conmemoración del 7º aniversario de G21, Narrativa Canaria del siglo XXI.  También intervendrá el escritor y ensayista Sinesio Domínguez Suria, que ha desarrollado su tesis doctoral sobre la narrativa que se viene haciendo en este siglo XXI en Canarias, aunque algunos autores ya tenían obra en el siglo pasado.
Asimismo participará Eduardo García Rojas, que desde su Blog El Escobillón y sus páginas culturales de El Perseguidor (Diario de Avisos) ha hecho un minucioso seguimiento de toda la narrativa que se viene haciendo en Canarias.
Los 30 libros que componen la colección han sido editados por las editoriales Aguere e Idea, con decenas de actos, no solo en las siete islas, sino en importantes ciudades como, Málaga, Madrid o Barcelona. El proyecto inspiró al Grupo Retablo un interesante musical, que se estrenó en el Teatro Manuel de Falla de Madrid.
En este proyecto han aportado sus textos más de treinta escritores y escritoras de Canarias, que marcan indiscutiblemente el panorama narrativo actual. David Galloway, Víctor Álamo de la Rosa, Alexis Ravelo, Anelio Rodríguez Concepción, Álvaro Marcos Arvelo, Nicolás Melini, Pablo Martín Carbajal, Cristo Hernández Morales, José Luis Correa, Víctor Conde, José Ramallo, Carlos Cruz, María Teresa de Vega, Javier Hernández Velázquez, Santiago Gil, Ana Joyanes, Jonatham Allen, Eduardo Montelongo, Ángel Vallecillo, Juan Andrés Herrera, Cecilia Domínguez Luis, Jonás Meneses, Gerardo Pérez, Javier Marrero, Gustavo Reneses, Daniel Marías, Pilar Escalona, Maca Martinón, Carlos Santamaría, Juan Ignacio Royo, Damián H. Estevez, Antonio Sánchez (q.e.p.d.), Tomás Felipe, Cristi Cruz, Candelaria Pérez y Agustín Gajate, completan está esta selección de narradores muy potentes, que están aportando interesantes creaciones a la narrativa canaria.

lunes, 23 de abril de 2018

Dios y la vida después de la muerte


He aquí el tabú que nos queda: asumir nuestra condición de seres efímeros. A los emperadores romanos, endiosados cuando hacían el paseo triunfal después de una batalla, un siervo les recordaba que no debían envanecerse puesto que estaban marcados por su condición mortal. Hemos superado gran parte de las enfermedades, incluso epidemias exterminadoras; claro que no conseguimos erradicar el hambre, la violencia ni la guerra. La moral evoluciona, hubo un tiempo en que incluso la Iglesia aceptó la esclavitud y justificó la guerra, ahora nos hemos hecho liberales en los usos sexuales, el sexo como tabú dejó de existir, queda el de la muerte. Judíos, budistas, cristianos y musulmanes, las grandes religiones hablan del más allá, la resurrección, la reencarnación, un cielo gratificador, pero el científico Stephen Hawking primero dijo que la idea de Dios era necesaria para explicar el cosmos, aunque en 2010 se desdijo: Dios no es necesario para explicar el origen del universo. La creación espontánea en el Big Bang es la razón por la que hay algo en vez de nada, por la que existe el universo, por la que existimos los humanos. Me considero ateo porque no hay ningún Dios, y el milagro no es compatible con la ciencia. No hay nada después de la muerte; el cielo es un cuento para las personas que tienen miedo a la oscuridad. Por eso, para él el sentido de la existencia solo podía derivarse del valor de nuestras acciones en este mundo. Para Hawking el universo sería producido por meros procesos de la física y de la química, y creía en la posibilidad de ganar científicamente la batalla por la eternidad.  Además, los humanos desean estabilidad pero el mundo actual, tan acelerado, es profundamente inestable. Todo es caduco y al morir no dejamos nada, solo un rastro de olvido. Lo que nos rodea se mantiene con alfileres, y caemos en la Nada.
También tenemos dudas sobre si estamos solos en el universo, si todo desaparece con el final o existe algún tipo de esperanza. Seamos religiosos o no, nos manifestemos como ateos, agnósticos o cristianos practicantes, es un tema recurrente. Más de una vez, contemplando la agonía de seres queridos entendemos la muerte como una liberación más allá del dolor y de los cuidados paliativos, que en nuestro entorno están poco o mal administrados. Ello nos lleva a la pregunta de si algún día los humanos serán dueños de su propio final.
¿Existe algo más o todo desaparece? El cristianismo ofrece la resurrección para convencernos de que hay vida eterna, un Dios hecho hombre que, como caso excepcional en las religiones, triunfa sobre la muerte. ¿Es cierto que el alma pesa 21 gramos, ya que los científicos han hecho experimentos con enfermos terminales y han observado que tras el fallecimiento el cuerpo pesa 21 gramos menos? Algunos gurús dicen que con los progresos de la medicina, los trasplantes, la actividad de las células-madre para regenerar órganos enfermos, etc. dentro de unas décadas seremos casi inmortales, vencer a la extinción es la última utopía. En la cultura rural no había alumbrado y algunos afirmaban haber visto a fallecidos en los caminos, en los barrancos; historias de brujas y de fantasmas. Las leyendas y los mitos.
Nietzsche pretendía hacer de la vida lo Absoluto más allá de las creencias. Algunos piensan que la muerte es una transición, morimos en una dimensión para pasar a otras dimensiones. Suele decirse que las visiones de las personas en la muerte clínica son producto de la falta de oxígeno en el cerebro. Esas experiencias coincidirían con relatos de la mística y las visiones de profetas, gurús y santo; la Biblia está llena de terribles profecías, también está sembrada de episodios de incesto, sexo y crímenes, y el Apocalipsis de San Juan es un relato escalofriante que no podemos considerar al pie de la letra. Los niños hablan de que han visto ángeles, los ateos hablan de energía y los creyentes citan a Dios. Raymond Moody ya señaló que en el tránsito hay percepción de sonidos audibles; existe una sensación de paz, sin dolor; también la sensación de salir fuera del cuerpo. Asimismo, existe la impresión de estar viajando por un túnel; hay una ascensión; se ven personas ya desaparecidas; se contempla una revisión de la vida.
El ser humano, que domina tanta tecnología, se sigue negando a que el final suponga la total extinción. Se afirma que la conciencia persiste, ajena al cuerpo y al cerebro; la experiencia es tan profunda que algunas personas en la muerte clínica han cambiado sus valores cuando han regresado a la vida. Con los avances de la medicina, la lucha contra la enfermedad ha rayado en una búsqueda incesante de alargar la vida, pero se han desdibujado los límites. Una persona puede estar muerta, sin latido cardíaco, con electroencefalograma plano y, sin embargo, puede volver a este mundo. Clínicamente, la muerte es un proceso que, según algunos, podría no ser irreversible.
Como dice Rafael Chirbes en Crematorio, el miedo es la visión del futuro y nadie más piensa en el futuro, sólo el hombre, el miedo al futuro es la raíz de todo sufrimiento (página 74). Enfermos en su lecho de muerte o durante experiencias cercanas suelen hablar de una luz al final de un túnel, una sensación placentera, como si el  hecho de partir de este mundo no fuera tan duro como pensamos cuando contemplamos el sufrimiento de enfermos terminales. Tenemos los últimos ardides de la ciencia para postergar la defunción: clonación, modificación genética y otros artificios para reparar los estragos de la edad y mantener activo el cerebro copiándolo primero vía informática y almacenándolo después, al duplicarnos no moriríamos del todo. Todo lo que ocurre en nuestro universo está sucediendo también en el multiverso, por lo que la vida nunca dejaría de existir. Cuando el cuerpo desaparece, nuestra energía se transforma.

Entramos en una nueva edad, la de quienes vivirán más años y con más capacidades. Hay propuestas que parecen ciencia ficción. Cuando voy por la calle yo, como cualquier hijo de vecino, veo a septuagenarios y octogenarios, mujeres y hombres en silla de ruedas, muy disminuidos físicamente, con una cuidadora suramericana. ¿Cómo vencer de veras el alzhéimer, el cáncer, el párkinson, la dependencia? Entonces te preguntas si vale la pena alargar tanto la vida, perdiendo en el camino tanta calidad de vida. Nos dicen que dentro de veinte, treinta años, nos gobernarán los robots y habremos alcanzado la sociedad posthumana. Pero ¿a qué precio?

(Publicado en La Provincia, lunes 23 abril 2018)

domingo, 22 de abril de 2018

La quema de Judas y el fútbol canario


En un ejercicio de terapia colectiva, una ceremonia popular de sátira y ajuste de cuentas, los vecinos de la villa de Teror dedicaron el muñeco de Judas de este año a la figura del presidente de la UD Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez. Al término de la Semana Santa, el pelele que representaba al presidente fue condenado a ser devorado por las llamas, entre los vítores de los asistentes. Después de una increíble concatenación de errores, luego de dejar marchar al sabio Setién, el equipo fue cayendo mes tras mes de modo imparable gracias al pésimo trabajo del equipo técnico, los entrenadores y la directiva. Hemos visto un ejercicio de  arrogancia y prepotencia, mezquindad y soberbia del nuevo rico, la utilización una vez más del sentimiento de identidad, porque los amarillos forman parte de ese estado mental que es la identidad, el síndrome de pertenencia. Martín Alonso lo describió: la estafa sentimental.  Nos vendieron el triunfalismo de que llegaríamos a jugar competición europea, y del optimismo desaforado se pasó a la caída en posiciones de descenso, de las que nunca se saldría. El modelo presidencialista, sus caprichos y errores. Cierto que le debemos mucho a aquel juez, Juan José Cobo Plana, que nos salvó de la desaparición, cierto que el señor Ramírez eliminó la gruesa deuda y recuperó al club, cierto que logró el ascenso tras el infame cordobazo; tiene sus méritos aunque su modelo personalista ha hecho aguas. Y una pregunta ¿realmente cuesta 20 millones de euros la ciudad deportiva? En las últimas décadas la UD ha sido un trampolín que ha permitido ganar mucho a personas con poca conciencia, así se han sucedido fichajes de jugadores pésimos que dejaban buenas comisiones, así se ha cimentado un negocio que ha permitido la marcha de Roque, Boateng y Jonathan Viera mientras se sucedían los episodios tragicómicos de pretender fichar a un entrenador italiano que nunca llegaba, los cuatro entrenadores, jugadores mediocres y otros lesionados. ¿No hay un equipo médico que debe actuar cuando llega alguien? En la historia amarilla ha habido muchos disparates.
En una sociedad tan mediática el fútbol es cada vez más negocio, capaz de mover enormes sumas hasta el punto de que empresarios chinos y jeques árabes invierten en él, cautiva audiencias globales, cada vez es más espectáculo y menos deporte. El patrocinio del Cabildo con el nombre de Gran Canaria en la camiseta tenía un rédito turístico y de prestigio. Pero los abonos para ver al equipo eran caros y la presidencia anunció que en la próxima temporada habría una grada de animación a precios populares. Sí, para cuando estemos en segunda, me dijo un amigo en septiembre, cuando justo empezaba la temporada. El fútbol es una gigantesca maquinaria en la que muchos quieren echar sus redes: agentes de jugadores, intermediarios, marcas deportivas, equipaciones, publicidad en los estadios, derechos de imagen de los jugadores, etcétera. Hay comisiones y porcentajes de beneficio que están a la vista y hay también otros disimulados.
Los mejores jugadores de esta tierra han emigrado hace mucho, y siguen haciéndolo. Los casos de Silva y Pedro en Inglaterra son los más visibles, pero hay también un reguero de buenos jugadores canarios en otras ligas, en otros equipos. El equipo amarillo ha permitido la salida de jugadores como Araújo, Livaja y otros muchos que triunfan en otros lares. En los tiempos gloriosos de Tonono, Guedes y Germán los jugadores podían ser retenidos por los clubes y de este modo aquel equipo casi íntegramente canario de los años sesenta y setenta escribió sus mejores páginas sin que el Real Madrid o el Barcelona pudieran hacerse con ellos. Con las sociedades anónimas deportivas ahora triunfa la especulación, los jugadores son esclavos de lujo, millonarios veinteañeros, la UD tiene fama de que sus jugadores son amantes de la juerga. Los abundantes emolumentos de la TV, los muchos euros de las ventas de jugadores ¿dónde han ido a parar? Parece que no han sido suficientes para la contratación de 40 futbolistas en este curso, 36 millones se han evaporado en construir una plantilla absolutamente descompensada.
La dirección deportiva no tiene absolución. La espera por el entrenador italiano que tiene al Benevento en descenso y como colista desde hace mucho, las presentaciones “triunfales” de Jesé y Vitolo, que vinieron de excursión, la contratación del peor entrenador disponible, Ayestarán, para profundizar en el naufragio, todo ello supuso añadir confusión y caos. Finalmente trajeron a alguien que en vez de apagar fuegos los incrementaba; así marchó Rémy, que era un revulsivo e incluso marcaba goles. Luego trajeron delanteros que no jugaron ni un minuto.
Ahora queda otra travesía del desierto, quién sabe si la U.D., 33 temporadas en primera, habrá de esperar otros 13 años para retornar a la máxima categoría. Entretanto, el CD Tenerife, con solo 13 temporadas en primera, sueña con volver a la élite y, aunque son duras las eliminatorias, está a su alcance. Tenerife es la isla con mejor paisaje y mejor gastronomía, actualmente recibe 6 millones de turistas, como su desarrollo fue posterior a Gran Canaria apostaron por hoteles de alta gama y tuvieron mejor estrategia, su liderazgo en la política regional es más que obvio. Allí supieron contratar un nuevo entrenador, allí la afición está motivada, en Gran Canaria hace tiempo que el espectador muestra su divorcio hacia el equipo, las gradas semivacías cuando vienen los grandes. Hasta un veterano de las ondas como Segundo Almeida, compañero que fue de aquel otro gran periodista deportivo llamado Antonio Lemus, muestra su desagrado por lo que está aconteciendo. “Me ilusionó el equipo cuando Setién porque con él reconocía el estilo canario, el amor a la pelota. Me desagrada lo que he visto después de Setién, no me siento identificado”, dijo en una entrevista. 
Más allá de la oferta de los chinos, más allá de las intoxicaciones informativas, habría que dedicarse urgentemente a preparar la próxima temporada, teniendo en la memoria a personas como Juan Manuel Rodríguez, el esforzado currante ahora en Las Palmas Atlético; que limpien a los jugadores actuales; que suban a canteranos del filial; que sepan fichar otro tipo de deportistas, futbolistas con alma; que se dejen de arengas optimistas para desviar la atención. De lo contrario, nos queda el destino que conocen clubs históricos como el Rácing de Santander, Mallorca, Hércules, Elche, etc., de los que apenas queda el nombre. Ahora, si la UD va a ser el más rico en segunda por sus ventas de Roque y Viera, que administren y resuelvan.

(Publicado en www.laprovincia.es el lunes 16 de abril de 2018)

viernes, 13 de abril de 2018

Homenaje al poeta León Felipe en México

Poetas de varios países realizan evento de homenaje a los poetas del exilio republicano español en México, con la figura de León Felipe en su 50 aniversario
El próximo 24 de abril en la Casa del Poeta Ramón López Velarde de Ciudad de México tendrá lugar un homenaje a los poetas del exilio republicano español de la mano de autores de países como México, Chile, El Salvador, Colombia o las Islas Canarias, con especial tributo a la figura del poeta León Felipe que cumple el 50 aniversario de su muerte acaecida en septiembre de 1968.
El evento cultural tendrá como participantes al curador y académico mexicano Iván Leroy y a los poetas Andrés Cisneros de la Cruz, Víctor Hugo Díaz de Chile, Laura Saldarriaga  de Colombia, Miroslava Rosales de El Salvador y de Islas Canarias, los autores Iván Méndez González y Samir Delgado, éste último director del Tren de los poetas, quienes tratarán en especial sobre la generación surrealista de Gaceta de Arte en la II República. (Texto enviado por Samir Delgado, poeta)

jueves, 12 de abril de 2018

El olivo de mis sueños, poema de Sanmao

No me preguntes de donde vengo,
mi origen es muy lejano.
¿Por qué vagabundear tan lejos?

Por los pájaros que vuelan,
por el arroyo que fluye en el valle,
por las vastas praderas,
pero sobre todo, sobre todo,
por el olivo de mis sueños.

Una vida marcada por la búsqueda y el infortunio. Sanmao, la escritora china que vivió en Canarias y cuyo marido, José María Quero, murió en 1979 con solo 28 años mientras hacía pesca submarina en el norte de La Palma. Una mujer bella, luchadora, trotamundos, pero también muy frágil que se suicidó en 1991. Su primer marido, alemán, murió al poco tiempo del matrimonio. Su obra literaria, especialmente los Diarios del Sáhara, han tenido ventas millonarias. Su marido  español está enterrado en el cementerio de Santa Cruz de La Palma. Su poema aquí reproducido ha sido versionado muchas veces como canción, y su libro Diarios del Sáhara es muy popular en China, es considerado un clásico moderno que ha vendido más de diez millones de ejemplares. 

miércoles, 11 de abril de 2018

Wicked game, Juego malvado, Chris Isaak, subtitulada en español


Esta grandísima balada es la música de fondo de la película Corazón salvaje, Wild at Heart en versión original, la quinta del gran David Lynch, de 1990, con Nicholas Cage y Laura Dern. Violencia y ternura, fuego, asesinatos, sangre y sexo, cine de autor explosivo, con final feliz. La cita se basa en la novela de Barry Gifford, aunque el director cambió muchos detalles.  Aquí está el vídeo de este gran tema interpretado por Chris Isaak, obtenido en una actuación en directo, con subtítulos en nuestro idioma.


https://www.youtube.com/watch?v=Rb5E4xFzf6o

Esperando abril (poema de amor)

ESPERANDO ABRIL
Abril me está esperando para darme tu tacto,
para ofrecerme el lado intacto de la noche.
Permíteme volver a ser la madrugada
repleta de luciérnagas lamiéndome la piel.
Si me pierdo entre el no
y la oscuridad
y el miedo
no dudaré en buscar el rumbo en tu mirada.
Abril me espera al fondo de las lluvias más cálidas
desatando los nudos de un febrero confuso.
Allí te esperaré con el alma en silencio
sin ocultar mi rostro ni disfrazar la luz.
Y comeré en tu boca la dulzura y el ansia,
y borraré en mi pecho la sombra de tu pecho.
Si marzo se detiene será porque le temes
a la única pregunta que queda por hacer.
Yose Álvarez-Mesa es una poeta de Asturias, nacida en 1957 y que cultiva la poesía, los relatos y los cuentos infantiles. Tocada por el realismo mágico, su obra ya alcanza cierto prestigio. Es premio de poesía Esperanza Spinola, Teguise, Lanzarote, y Premio Amantes de Teruel al mejor libro de poemas. Su blog es yosealvarez.blogspot.com

lunes, 9 de abril de 2018

En el tanatorio



Anda uno por una edad en la que con frecuencia ha de visitar algún tanatorio para despedir a algún amigo más o menos cercano, más o menos próximo. El tanatorio es un ritual en el que la gente procura hablar mucho, la gente se escaquea hacia la cafetería, la gente recuerda cosa de tiempos remotos, aquellos cumpleaños, aquellas Navidades, aquellas fiestas familiares cuando tenían veinte años menos, aquellos veranos, aquellas procesiones de Semana Santa. La gente habla de sus hijos, de los trabajos o sinsabores de sus hijos, y de la alegría infinita de tener nietos, que tanto alegran la vida. En los velatorios la gente habla de fútbol o de parrandas viejas, de lo bien que se pasaba cuando el difunto se echaba unas copas o jugaba al ajedrez o cantaba folías o tocaba el timple o practicaba algún deporte o hacía senderismo. Incluso se cuentan chistes, con tal de alejar la idea de que la extinción nos acecha en cualquier esquina, en cualquier día del año. Impresionan muchos esos duelos con gente del campo, en los que acuden todos los familiares y los conocidos y los amigos de los amigos, porque en la cultura rural un entierro es una cosa grande, que toca a todos, casi es una cuestión tribal y hasta aparece algún concejal. En la cumbre de Gran Canaria, en los pueblos de Tenerife, en La Palma y otras islas consideradas menores, los entierros convocan multitudes. En cambio en la gran ciudad la mayor parte de los velatorios se hacen con muy poquita gente, nadie conoce al vecino que vive en la puerta de al lado y por eso acuden solo los familiares más cercanos, y no siempre todos, por cuanto las familias no son como antes. Da pena ver esas salas con cuatro o seis personas, ante soledad tan inmensa los familiares echan el cierre a las diez o las once de la noche, pasó al recuerdo el quedarse toda la noche. Tal vez el fallecido se separó de su primera mujer, tal vez se juntó con otra, o al revés, y entonces rondan la animosidad y la inquina, hasta alguna vez hemos visto la escena menos querida: cuando alguien quiere que otro alguien se vaya, cuando te piden que llames a Seguridad, y el de Seguridad te replica que aquello es un sitio público y que si quieres echar a alguien debes llamar tú mismo a la policía. Y todo se olvida.
Lo que más impresiona es cuando el ataúd cae en el interior del horno, y salta la llamarada que devorará el cuerpo. El fuego purificador, el fuego que todo lo limpia, el fuego que te reduce a la ceniza más elemental. Da un poco de grima saber que luego han de machacar los huesos, porque los huesos resisten al fuego y habrá que desbrozarlos, reducirlos al polvo que te dan en una vasija para que lo eches al mar o lo espolvorees en un pinar o incluso lo guardes en un cementerio. Los crematorios son cosa moderna, no todas las religiones ni todos los países los aceptan; la incineración es cosa anglosajona con raíces remotas en otras culturas. Los budistas y los hindúes celebran cremaciones desde el fondo del tiempo, no les importa que el cuerpo se destruya porque confían en la reencarnación. Los musulmanes no van por ese camino, tampoco pueden ser enterrados junto a gente de otras religiones, y los judíos tampoco, entre musulmanes y judíos incinerar o quemar un cuerpo es acto abominable. Tampoco un cuerpo debe permanecer más de una noche sin ser enterrado, y asimismo está mal visto embalsamar los cadáveres, pues deben descomponerse de manera natural. Impresiona el gigantesco cementerio del Monte de los Olivos, miles y miles de tumbas mirando a Jerusalén porque según los profetas del Antiguo Testamento, cuando llegue el día del juicio universal quienes estén enterrados allí serán los primeros en resucitar. Por cierto: también llama la atención el hecho de que los hebreos no coloquen flores en las tumbas sino que depositan sobre ellas piedras de distinto tamaño. En cuanto al catolicismo, fue aceptando la incineración a regañadientes, porque los cementerios de las grandes capitales ya no daban abasto, no podían extenderse hasta el infinito. No quedó otro remedio que adaptarse a la realidad.
En invierno el tanatorio está al máximo, quince cadáveres juntos, casi veinte, los fríos no perdonan a las personas con enfermedades crónicas; en cuanto llega el buen tiempo la cifra baja considerablemente, cinco muertos de promedio diario, ocho como máximo. En invierno los aparcamientos próximos están repletos, en cuando llega abril hay facilidad para aparcar. El tanatorio es un sitio con bonita decoración, incluso tiene una fuente y pequeños jardines. En una capilla hay pinturas que intentan transmitir serenidad, ángeles, paisajes celestiales. En los campos el cuerpo va directamente a la iglesia repleta de vecinos, y allí se suele decir la misa de corpore insepulto; en las ciudades se celebra un funeral en la semana siguiente. En la ciudad la gente se adhiere al sentimiento de los deudos mediante mensajes de guasap, porque hoy el guasap sirve para todo: para una cita, para un devaneo, para transmitir un pésame. La muerte es el gran tabú sobre nuestras cabezas, nadie quiere sentirla cerca. Algunos que acuden a un tanatorio cuando llegan a la casa se bañan en alcohol, como si el alcohol pudiera protegerlos de las enfermedades, de los cánceres, de los infartos, de los ictus. Como si pudiera protegerlos de la propia vida, de la propia muerte. Ese asunto que acongoja pues no dejamos nada, tan solo cinco minutos de gloria y cien años de olvido. Los extranjeros, qué duda cabe, son más prácticos que nosotros: frente a nuestros duelos y los antiguos lutos, cuando se muere un familiar celebran una comida, una cena en su memoria. Cuestión de costumbres.
En realidad, nadie nos ha preparado para aceptar la despedida final. Como nadie nos enseñó a apreciar la historia de las islas o la música clásica o las arias de ópera. Estas son cosas que uno ha de aprender de manera autodidacta. Porque hoy los adolescentes ven porno directamente en su móvil, están preparados prematuramente para las relaciones. Pero a los que echamos canas y calvicies nos cuesta vivir cada día de nuestra vida como si ese día fuera el último. Y en realidad, por mucho que los sacerdotes cristianos en sus homilías del funeral siempre hablen de la resurrección y la vida eterna, cuesta tanto entender eso como el dogma de la Santísima Trinidad.

lunes, 2 de abril de 2018

Ángel Sánchez, Melini y los manteros de Lavapiés



Ángel Sánchez es un tipo especial dentro de los creadores canarios. Buen ensayista sobre nuestra realidad, sus opiniones son aceradas, poco complacientes, repletas de lucidez. Irreverente y cáustico, merece el Premio Canarias recién concedido. Opina el profesor, crítico y poeta visual en su madurez próxima a cumplir 75 años que uno de nuestros  mayores problemas es no asumir que somos un pueblo mestizo, con el cruce de muchas sangres: bereberes, españoles, normandos, portugueses, genoveses, flamencos, malteses, británicos. Europa, Africa y la cercanía espiritual de América. Estudió en La Laguna y Salamanca, es doctor por La Sorbona de París, profesor en Francia y Alemania, traductor de Boris Vian y Georg Trakl entre otros. Su movilidad es reducida, pero su cabeza no se rinde. Ensayos sobre cultura canaria (Edirca, 1983) fue un libro de cabecera en el que decía verdades como puños. “Lo que hace nuestra gloria es la fusión, la mezcla de gente tan diversa que ha llegado hasta aquí. Lo triste es que nuestra identidad sigue obnubilada, calumniada incluso. La peculiaridad de nuestra habla no es respetada, Pancho Guerra hizo mucho daño porque atropelló el lenguaje en esquemas humorísticos degradantes.” 
Lo explicó con detalle en el número 2 de Insularia, revista que fue de la Asociación Canaria de Escritores. Ha trabajado sobre los iconos de la arquitectura popular, los elementos decorativos, la ornamentación. Antropólogo, poeta visual, cabeza inconformista. “No puede haber canariedad con base si no hay educación. Porque lo nuestro debe estar parejito en los programas de enseñanza con lo hispano y lo universal. “La literatura light ha eliminado el pensamiento moral, la ética, el trabajo de percutir en la conciencia de los demás. Ignacio Gaspar y Félix Hormiga son dos excepciones, ejemplos válidos de tratamiento del lenguaje, de autenticidad.” Angel es un heterodoxo, un radical. “El construccionismo avanza, terminaremos siendo Hong Kong. El turismo ha destrozado las costas, y el dinero se lo quedan los del exterior. He ido viendo el desgaste de identidad, pero en el campo todavía la gente se ayuda a coger papas y va a los entierros aunque no conozcan al muerto.” Vive en Valleseco, a 900 metros sobre el mar, en el reino de la niebla. Pero en los inviernos suele plantarse en la playa de Salinetas. Se tiende a pensar que los poetas han sido los constructores de un pensamiento canario, pero no es del todo cierto. Sí que puede haber un pensamiento canario, dice. “Hay que revolver las islas, quitar los isloteñismos, poner coto a los campos de golf, la construcción salvaje, las autovías. Hay que mirar por el territorio, poner coto a las camas turísticas, dar trabajo a los jóvenes, porque los veo con gran desesperanza, tirando de la droga y el alcohol. Hay que recuperar lo salvaje y auténtico de nuestra realidad.” El Ángel Sánchez disidente es un hombre lúcido, un bregador que no se rinde en el terrero. Las tres grandes preocupaciones que le asaltan: el paro galopante y el peligro especulativo que acecha al patrimonio histórico, al agrícola y al medioambiental, y por último –aunque no menos decisiva– la indefensión cultural, materia toda ella sensible para el progreso de un modelo civilizado sostenible, que deberemos forzar más allá de la utopía, según sus propias palabras.
Un senegalés que vivía de ser mantero en Madrid murió hace días tras una persecución policial. Ello ha producido algunos disturbios, movilizaciones, y llamadas de atención acerca de las dificultades que plantea la convivencia con los inmigrantes africanos, una buena parte de los cuales consiguieron llegar en aquellas oleadas de pateras que recibió Canarias. Un choque de culturas, una existencia precaria, y la mayor o menor tolerancia hacia la venta callejera de cientos, miles de personas que viven entre nosotros aunque carecen de documentación. Nicolás Melini (Santa Cruz de La Palma, 1969), es escritor y cineasta. Autor de El futbolista asesino y de varios libros de relatos, ha sido director y guionista de varios documentales y cortometrajes. Ha publicado Africanos en Madrid, Reino de Cordelia, 2017, presentado en Casa África por Santiago Gil y Jerónimo Saavedra, un libro escrito con afán objetivo y desgarro, con la cercanía que le otorgó su vida en pareja con una senegalesa, el ser padre de una niña hispano-senegalesa, y el haber convivido estrechamente. Melini ha compartido sus comidas, sus ideas, sus razonamientos en las difíciles circunstancias que les toca vivir a la mayoría de estas personas. El suyo ha sido y es un compromiso personal irrefutable, y afirma que escribió el libro para romper la comodidad en la que vivimos, porque el desconocimiento es muy cómodo; vivimos en la cultura occidental, que ha perdido la lealtad, los valores, la familia y elementos muy importantes en la cultura africana. Lo dijo en el periódico digital La Palma Ahora.
El libro se compone de relatos sobre la vida cotidiana de los inmigrantes, escenas de la cotidianeidad, las comidas en grupo, las carreras delante de los guardias, las discriminaciones de todo tipo, y, como epílogo, recoge un trabajo sobre aquel amigo de primera fila, Amadou Ndoye, que tanto amó nuestra literatura y que tan generoso fue. Amadou se convirtió en un apóstol de la enseñanza del español en su país, pero no solo hizo eso sino que estudió y divulgó las letras canarias, particularmente estudió la generación de los 70. Cuando falleció todavía no se había jubilado de la universidad Cheik Anta Diop de Dákar, a los 65 años. Esta universidad fue una punta de lanza de la cultura hispana pues en los años 1966 y 1967 tuvo un activo lector canario, Juan Manuel González, quien impulsó la traducción al francés de poetas como Pedro Perdomo Acedo, Pedro García Cabrera y Pedro Lezcano. Melini señala que los africanos se enfrentan a la explotación liberal, y califica de terrible el hecho de que en comunidades como Madrid la educación pública se haya convertido en un gueto donde solo estudian los hijos de los inmigrantes, y si hay algún blanco es rumano; en cambio los colegios privados están absolutamente blanqueados. “Estamos utilizando la educación pública como un gueto”. Sin embargo, cree que España es buen país para los inmigrantes, hay libertades y gente bastante tolerante. Se les dan oportunidades, afirmó. La cultura africana resalta la hospitalidad, y uno de los valores que resaltan en ella es el hecho de no ser una sociedad de consumo. Para el autor, la integración arrancaría de la amabilidad, ser educado con el otro. De este modo, los africanos penetran en la sociedad española, y viceversa.  

domingo, 1 de abril de 2018

Estamos sometidos al imperio de la simulación


Cuando el hombre ya no piensa en las cuestiones esenciales: verdad, libertad, vida, muerte, los fines primeros y últimos, cuando solo le interesa el destino de una nación política y sus candidatos fetiche, en democracias fingidas, cuando las grandes cuestiones metafísicas no causan dolor, ni extrañeza, la humanidad se vuelve bestial… la filosofía posmoderna, hace dos décadas procuró desembarazarse de la metafísica… física y literalidad ocupan el lugar de la metafísica y la superficie sustituye a la dimensionalidad del abismo psicológico y la altura metafísica.

Descubrir que nuestras instituciones, nuestra vida cotidiana, nuestros sistemas de interpretación, están sometidos al imperio de la simulación, es poco más que descubrir que el modelo humanista de la vida es algo más que un modelo.
Este es el estado natural y continuo que como paisaje recibimos. Lo que resultaría aún más ingenuo, sería elevar al terreno del deseo justo lo que ya existe como realidad. Porque aunque el conocimiento implique realidad, la irresponsabilidad, instalada en los poderes, no va a “curarnos del conocimiento”, ni de la incapacidad para asumir responsabilidades.
Sentir, razonar y pensar libremente, interpelar lo real como lo imaginario, asumir las responsabilidades teóricas y prácticas de vivir entre los hombres, existir en un Estado de derecho, donde se cuide a la comunidad en educación, salud, medio ambiente equitativamente en los límites de lo necesario y verdadero, para hacer de esta vida algo digno de ser experimentado.
Este planteo inicial, que representaba un horizonte de millones de destinos, hoy destruidos, aniquilados por prácticas de un sistema atroz, instalado en aquel pequeño mundo en el que aún era posible formular por y para la humanidad un destino de plenitud en ética y armonía. Pequeño mundo en el cual sus términos estaban basados en una realidad para todos en poesía. Más aún eran la base de esa realidad en poesía. Pequeño mundo, cuyos vestigios fueron archivados por un sistema genocida global, puesto en acto sin piedad para los que disienten, resisten y cometen el pecado de vivir acorde a sus ideas e ideales.
Hoy, todo cuanto afecta a los dueños del mundo el ‘homo consumus’ y sus riquezas es criminal. Tienen que conservarlas a toda costa, incluso creando crisis de activos incorpóreos y jamás poniendo en tela de juicio su legitimidad. Fingir que se olvida que siempre los beneficiados son las mismas corporaciones asesinas, cuyo poder se acrecienta con la sangre derramada de miles de hombres, mujeres y niños en guerras fabricadas, en hambrunas evitables y en desapariciones en serie de sujetos-objetos traficados para el turismo sexual, de ese reducido grupo de delincuentes. Garantes de la siniestra democracia procedimental.
¿Por qué sendero se arribó a tal estado de amnesia, a esta ausencia de memoria, a olvidar el presente? La resistencia no tiene espacio alguno, salvo la que reivindica todo el planeta, para la economía de mercado, hoy triunfante, y que por cierto posee una lógica propia a la cual no se enfrenta ninguna otra. Todos parecen participar de estas ceremonias fúnebres, considerar que el estado actual de las cosas es el único viable y posible, que el punto al que ha llegado la Historia es el que aparentemente la humanidad adormecida esperaba, deseaba y anhelaba.
El milenio nos ha enseñado que todo es fugaz, hasta el ‘nunca más’. El crimen contra el hombre siempre es un crimen perpetrado por el hombre. Todo es viable en el espacio de la aventura humana, en el orden de la bestialidad, que, como nunca se desencadenó y sin miras de cambiar su rumbo…a menos que todos, en un preciso instante, resistiendo, actuemos en sintonía, simultáneamente en todas partes, contra el mundo del libre mercado y de sus operadores, sintomáticos humanoides el ‘homo consumus’, los privilegiados de un sistema genocida y sin retorno.
Ha llegado la hora de tener en cuenta que todo es pasado abolido, debemos dejar de ‘hacer el juego’ a las democracias simuladas, con tintes totalitarios, a los denominados políticos de los movimientos populares de pocos y para pocos, que mienten y engañan a diestra y siniestra en nombre del ¿pueblo? y sus derechos inexistentes, con pánico a reflexionar sobre la verdad.
Ha llegado la hora de reflexionar en verdad sobre la verdad, manifestando lo que los dueños de la tierra temen oír y ver. En consecuencia, estos delincuentes aceitan las máquinas de represión y la seguridad ‘para todos’ con su aparato policial y la tecnología de última generación, traducida en cámaras que visualizan nuestras vidas como medida de prevención del ‘delito’, que ellos consumaron en prólogo.
Causa que dispara de inmediato el efecto no deseado de lo que a diario nos comentan los artículos de los medios denominados de ¿comunicación?, hasta el hartazgo, acerca de tal o cual noticia de un ilícito cometido por un desesperado, ya sin salida, pero sí con entrada a la prisión y de ese modo legitimando y amortizando un sistema penitenciario caduco y medieval.
Debemos correr el riesgo de ser muy precisos al verificar la realidad, a pesar de provocar cierto malestar inicial, en el camino de la resistencia y de modificar rumbos, sería hoy el único referente lúcido para preservar el futuro, nuestro futuro. Hoy se impone hablar francamente, sin dobleces, sentir, pensar y decir, son la consigna. Mantener la lucidez, no desesperar y soportar con dignidad este tiempo de transición, con lucidez, sin dejarse llevar por la embestida del aparato represor del capitalismo que, repito, triunfó hoy sin dudas en esta aldea global, con su política de exterminio de todo lo maravilloso que tenía la vida en términos de naturalidad y principios éticos de relación.
Lo único que se le escapa a este tiempo sin tiempo, es una actitud plena de dignidad y ética, en temple y conocimiento. Esta es la coherencia, la fuerza de cohesión que nos sostiene. Un instante de verdad equivale a la eternidad es la eternidad en un instante, enfrentada al instante mercantil descartable, desechable y perentorio.
Es la última oportunidad de nuestra especie, que tiene la posibilidad de cambiar su destino convirtiéndose en ‘homo responsabilus’, digno, solidario y respetuoso, capaz de cambiar el destino degradante de nuestra Tierra.
El ‘homo responsabilus’ vive de forma coherente con la civilización que se está gestando, con valores en los que prima el bienestar de la comunidad y la naturaleza y los hábitos de vida son ecológicos y equitativos.
El tránsito hasta este modelo social que plantea el ‘homo responsabilus’ no es en absoluto traumático y está pleno de posibilidades de permanecer en esta tierra, sin ser esclavos de un sistema de aniquilación, como lo es el bestial aparato capitalista en acción criminal.
Siendo ‘homo responsabilus’ nos asimilamos a la posibilidad de existir en austeridad y conocimiento, adquiriendo en el presente, ante el ataque sistemático del liberalismo y sus personeros una cualidad y condición que marquen un destino, la realización de un estilo, una conducta “heroica” que establezca un camino a seguir.
Cuando alguna vez me preguntaron “qué beneficio me había aportado la filosofía”, respondí de inmediato “el de poder hablar libremente a todo el mundo”. El hombre debería llevar una vida en filosofía, sería cada ser un testimonio de existencia. Así el tipo de vida que uno lleva, el conjunto de las elecciones que hacemos, las cosas a las que renunciamos, las que aceptamos, nuestra manera de hablar y el modo de relacionarnos constituirían una vida filosófica en verdad manifiesta. No se basa en el temor o la inhibición, la timidez o la vergüenza, la especulación y las repugnancias reprimidas, sino en un vínculo entre nosotros, seres humanos, en homología.

Eduardo Sanguinetti, filósofo, Buenos Aires   (Publicado en el diario República, Uruguay)

jueves, 29 de marzo de 2018

Descubre la Gran Canaria más literaria


Gran Canaria es uno de los principales destinos turísticos de nuestro país. En él se da la perfecta confluencia entre el clima excelente, la riqueza histórica y cultural, y las kilométricas playas paradisíacas. Así, no es de extrañar que ilustres personajes internacionales (pensadores, artistas y creadores) hayan decidido disfrutar de todos estos beneficios y trasladarse a la isla. Fue el caso de la popular escritora china San Mao, que vivió en Gran Canaria una historia de amor con final tráfico: se casó con el español José María Quero, quien fallecería en un accidente de submarinismo. De esta manera, Mao recogió sus experiencias en una novela que terminaría por convertirse en todo un boom editorial: El Olivo y la flor del ciruelo.
Este libro no es el único que escoge el archipiélago y, concretamente, Gran Canaria como escenario para la acción. Por el contrario, son numerosas las narrativas ambientadas en la isla. En este sentido, acompañar nuestro viaje con novelas inspiradas en ella será una buena manera de enriquecer la experiencia: contaremos con la motivación adicional de visitar aquellos lugares mencionados en la ficción. Ahora bien, si nuestro plan es desplazarnos por Gran Canaria acompañados de algunos libros de referencia, es conveniente contar con un medio de transporte cómodo y que nos permita flexibilidad de horarios. Una solución económica y eficaz es alquilar una moto. Una vez arrendada nuestra moto en Las Palmas podemos conducir, por ejemplo, hacia el sur, hasta llegar a la Playa del Hombre, situada en Telde. Allí encontraremos la antigua casa de la ya mencionada San Mao, lugar de peregrinación para sus compatriotas chinos. Asimismo, aprovechando nuestra estancia en la localidad de Telde, qué mejor que adentrarnos en las indagaciones del protagonista de Las espiritistas de Telde, obra de Luis León Barreto. En ella, un periodista vuela desde Madrid a la isla para desentrañar los misterios en torno a un macabro ritual perpetrado en los años 30. Hablamos de un libro de fama internacional y merecedor del Premio Blasco Ibáñez en su edición de 1981.
Por otro lado, y a fin de sacar el máximo partido a nuestra Scooter, recorreremos las costas y algunos de los pueblos de la isla. En este sentido, un ejercicio interesante es el de cotejar nuestra visión con aquellas descripciones de la isla elaboradas por célebres literatos. Es el caso de Julio Verne, quien en su novela de viajes Agencia Thompson y Cía se detiene a observar las Canarias durante una travesía en barco de vapor. Por último, de regreso a la capital tendremos ocasión de leer Tres funerales para Eladio Monroy. Se trata de una narrativa policíaca, que oscila entre los géneros negro y humorístico, y ambientada en la ciudad de Las Palmas. Su autor, Alexis Ravelo, desarrolla una trama de peligros e intriga, que se complica a lo largo del libro. (De www.noticanarias.com)

miércoles, 28 de marzo de 2018

76 años de la muerte de Miguel Hernández

Hoy, 28 de marzo, se cumplen 76 años de la muerte de aquel poeta, víctima del odio y de la guerra incivil.

Canción última
Pintada, no vacía:
pintada está mi casa
del color de las grandes
pasiones y desgracias.
Regresará del llanto
adonde fue llevada
con su desierta mesa
con su ruinosa cama.
Florecerán los besos
sobre las almohadas.
Y en torno de los cuerpos
elevará la sábana
su intensa enredadera
nocturna, perfumada.
El odio se amortigua
detrás de la ventana.
Será la garra suave.
Dejadme la esperanza.

martes, 27 de marzo de 2018

Bruno Rodríguez Romero, in memoriam

Este invierno nos ha ido privando de buenos amigos. Entre ellos, Bruno Rodríguez Romero, uno de los miembros fundadores de NACE, Nueva Asociación Canaria para la Edición que actualmente preside Carmen Rosa de la Nuez. El autor de La hija del aparcero consiguió un éxito notable con su obra, que fue adaptada al teatro y representada más de una vez en puntos de la geografía insular. Después de una larga estancia en la Clínica San Roque, marchó de este mundo y con este triste motivo transmitimos nuestra solidaridad a su viuda y a los miembros de NACE. (Foto extraída de la página web de la NACE)

María Magdalena: reivindicación de una mujer

El cine bíblico siempre vuelve en Semana Santa. Y en esta ocasión se trata de la película María Magdalena, que está en nuestras pantallas en estos días. Se trata de una película digna, aunque algo lenta en su desarrollo, en la que los diálogos nos recuerdan pasajes de los Evangelios aceptados por la Iglesia y también se incluyen ideas recogidas en los Evangelios llamados apócrifos. En la novela El Código Da Vinci, Dan Brown la hacía esposa del propio Jesús, pero en el siglo VI un papa la llamó prostituta, y esa leyenda ha sido transmitida durante largo tiempo. Lo cierto es que en los Evangelios canónicos, María Magdalena es la única mujer, junto con María, la madre, que asisten a la crucifixión. Los apóstoles masculinos estaban escondidos y con miedo. En definitiva: Una película aconsejable.

lunes, 26 de marzo de 2018

La Prisión Permanente Revisable y los esperpentos nacionales


Desde que a aquel gallego llamado Ramón María del Valle Inclán inventó el término esperpento, muchos han sido los esperpentos que han pasado rozándonos. Según la Real Academia, el término designa a persona, cosa o situación grotesca o estrafalaria. También nombra la concepción literaria creada por el gallego hacia 1920, en la que se deforma la realidad acentuando sus rasgos disparatados. En Luces de bohemia el personaje Max dice “Deformemos la expresión en el mismo espejo que nos deforma las caras y toda la vida miserable de España.” Lo explicó así el escritor: “Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el esperpento. El sentido trágico de la vida española solo puede darse con  una estética sistemáticamente deformada. España es una deformación grotesca de la civilización europea”. 
Es decir, nos hallamos ante algo deforme, espantoso e inaceptable para referirnos a hechos de la vida diaria. Los expertos dicen que el término es de origen incierto, aunque aparece como adjetivo en algunas novelas de Galdós. Lo que está claro es que España es un país en el que abundan los disparates: en la vida nacional, en la política, en la economía, en la sociedad. Esperpéntico es el proceso de la independencia y la república catalana, trabajado desde hace tanto tiempo aprovechando el estatuto de autonomía, dándole la vuelta, sembrando el rencor desde los colegios y desde los medios de comunicación. El filósofo Ortega dijo que lo que impulsa la creación de verdaderas naciones no es la fuerza, ni obligar y ni siquiera convencer, sino que debe haber “un proyecto sugestivo de vida en común.” Después del uso y abuso de nuestras autonomías, luego de que las autonomías crearan sus superburocracias y sus excesos normativos, luego de que el idioma castellano o español sea ninguneado en varias de ellas, después de que hayan florecido los nacionalismos excluyentes, deberíamos preguntarnos si tenemos ese proyecto.
También es esperpéntico el comportamiento de los partidos en el tema de las pensiones. Esperpento es que un hambriento vaya a una gran superficie y se lleve un carro de comida, con lo cual le pueden caer dos años y medio de cárcel, mientras que si robas cien millones de euros igual te dan una medalla, estás en el pelotón de cabeza de los corruptos que viven a sus anchas. Esperpento es que alguien mate a otro, le pongan 20 años de cárcel y a los siete años ya esté de vuelta en su casa. La aparente ingenuidad de una parte de la legislación penal conduce a estas aberraciones. Así José Rabadán Pardo, el jovencito de 16 años que mató con una catana a su padre de 51, a su madre de 54 y a una hermana de 9 solo recibió seis años de internamiento más cuatro de libertad vigilada. El juicio fue un esperpento, “se escapó vivo”, dijo en su día la fiscal. ¿Hubiera sucedido así en un país digamos normal?
Las familias de víctimas que dejaron este mundo con ensañamiento, a saber: Diana Quer, Marta del Castillo, Mari Luz Cortés, los niños Ruth y José, Candela y Amaya, así como las de otros desaparecidos como Jéremy Vargas, han recogido millones de firmas que piden el agravamiento de las penas, y el mantenimiento de la PPR. Esta norma fue aprobada el 26 de marzo de 2015 con los únicos votos a favor del PP, y con ella se trataba de impedir que los delincuentes más peligrosos puedan volver fácilmente a la sociedad, habida cuenta de que es improbable la rehabilitación de algunos que son especialmente nocivos.
Las encuestas dicen que la ciudadanía está cansada y por una vez estoy plenamente de acuerdo con la propuesta del gobierno en el sentido de que la prisión permanente revisable es una necesidad en un colectivo como el nuestro en el que se empiezan a manifestar acciones con ensañamiento, no solo crímenes conyugales y asesinato de niños sino también actividades de grupos organizados, sicarios que matan por cuatro perras, hechos que manifiestan gran capacidad de odio. Pero como nuestros políticos quieren manifestarse con buen rollo, es más que probable que en las futuras votaciones del Congreso se acabe por derogar esta figura jurídica. Abunda la hipocresía porque hay voces que condenan y a la vez atemperan la posibilidad de endurecer las penas. Pero más allá del ruido de las tertulias televisivas repletas de exabruptos, insultos y todo tipo de chismes, lo cierto es que en España se aprecia poco el dolor de las víctimas. Ya esto sucedió con los crímenes de ETA, y tiende a repetirse. Debe ser que nos acostumbramos a ver de lejos el dolor ajeno, debe ser que buscamos excusas, tal vez porque es imposible ponerse en lugar de los ofendidos, de los que más sufren la perversidad humana. Pero en verdad no debería ser esta una cuestión de debate entre las derechas y las izquierdas, no es un tema de conflicto entre progres y conservadores sino que es un asunto de puro sentido común. No es tampoco una reacción vehemente ante la conducta de la mujer dominicana que mató al niño Gabriel de 8 años, un caso que también exhibe un gran deseo de maldad. No es eso, sino que es el estado de frustración que nos queda ante una justicia torpona, lenta, ineficaz, que aplica unas normas que nos han dado como si fuéramos seres alucinados. Los malvados seguirán siendo castigados con penas leves, mientras hay delincuentes especialmente peligrosos que nunca llegan a rehabilitarse: por ejemplo pedófilos y violadores que en cuanto salen de prisión reinciden. Hay leyes obsoletas que se pueden interpretar de muchas maneras y políticos ineptos. Recordemos a Rodríguez Zapatero, el peor presidente de la democracia, cuando no se enteraba de la crisis y en cambio hablaba del talante.
España es diferente, sí. Pero esta pena u otras similares son contempladas por muchos países dentro de la UE, están recogidas en el Estatuto de la Corte Penal Internacional y las contempla el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Por todo ello, ha de existir una forma disuasoria de condenar a los culpables de delitos que originan alarma social. En los últimos años abundan casos de crueldad extrema, ante los cuales ponemos paños calientes. Y tenemos una oposición bobalicona que pretende frenar esta PPR, con su buenismo a cuestas. Rajoy ha tenido una iniciativa aplaudible: la Prisión Permanente Revisable, que no es un ejercicio de venganza del Estado, no es una cadena perpetua sino que es revisable en cada caso, y por ello debiera mantenerse.

jueves, 22 de marzo de 2018

Extranjeros en Canarias, mezquitas, globalización





Que nuestras islas son una escala en medio del Atlántico y que sus puertos son cosmopolitas son dos verdades consolidadas. Esto nos diferencia de la España interior, compuesta por ciudades con mucho arte y mucha historia pero conservadoras, menos abiertas al mundo. La canariedad es un estado mental basado en el sentimiento, la identidad es dinámica e integradora y se acomoda a los tiempos. Un tópico aquello de la tricontinentalidad, pero sí tiene algo de razón. Nuestro origen norteafricano, nuestra impregnación europea, nuestros caminos de ida y vuelta con América: Yucatán, Texas, Cuba, Venezuela, República Dominicana, Argentina, Uruguay, etcétera. Las islas atraen a millares de extranjeros que buscan aquí su primera o segunda residencia; urbanizaciones como Ten-Bel en Tenerife o Playa del Hombre en Telde fueron fundadas por belgas y nórdicos, respectivamente. El apogeo turístico es impresionante, si Hawai llegó el año pasado a los 10 millones de turistas, la República Dominicana alcanzó 7 millones pero Canarias pasó de 16 millones.
Según las estadísticas, la mayor parte de la inmigración extranjera en Canarias se concentra en las islas orientales, pero es en Tenerife donde vive el mayor número de extranjeros empadronados, un contingente que supone más del 15 por ciento de la población total. En la isla del Teide son mayoría los británicos seguidos de italianos, alemanes, rusos, venezolanos, colombianos, cubanos, argentinos, chinos y hasta hindúes y filipinos. En valores relativos, es Fuerteventura la isla donde más extranjeros hay, casi el 30 por ciento de la población total; los musulmanes se concentran en Lanzarote y Fuerteventura, el año pasado en Lanzarote Mohamed fue el segundo nombre de recién nacidos. La pérdida de natalidad está compensada por la aportación de foráneos. En Arona, sur de Tenerife, se concentra una variada gama de nacionalidades, algo parecido sucede en La Oliva y otros municipios de Fuerteventura. En Aridane el porcentaje de extranjeros residentes fijos o temporales supera en mucho el 15 por ciento de la población. En Gran Canaria los extranjeros se agrupan en la capital, San Bartolomé de Tirajana y Mogán, curiosa la abundancia de noruegos en Mogán, más de 1.600. En las islas orientales es mayor la presencia de africanos: marroquíes, senegaleses, etc. Hay unas cuantas mezquitas instaladas en garajes o locales inadecuados, habría que autorizar la mezquita cerca de la Avenida Juan Carlos I en la capital grancanaria, pues obviamente no podemos asociar a los musulmanes con los terroristas, del mismo modo que no todos los cristianos fueron cruzados ni partícipes en la Inquisición.
Incluso Santa Cruz de La Palma fue desde el principio un desfile de agentes comerciales de Flandes, Alemania e Italia, mercaderes, propietarios que se establecieron para enriquecerse aprovechando el azúcar, el vino, el tabaco. Se conmemora a San Patricio, en recuerdo de la importante colonia irlandesa. El conquistador, Alonso Fernández de Lugo, se había enriquecido en Gran Canaria con ingenios y comercio de esclavos, así logró créditos para entrar con sus naves por Tazacorte un 29 de septiembre de 1492. Españoles y portugueses, sin olvidar las familias de judíos conversos y moriscos, esclavos negros y berberiscos para las explotaciones agrícolas, configuraron desde el siglo XVI la composición humana múltiple, ecléctica y mestiza, donde fue importante la pervivencia norteafricana y bereber, la sangre que nos ha llegado a través de las mujeres, ya que parte de los hombres fueron vendidos en los puertos de Andalucía y Levante, e incluso Francia e Italia. En la definición de nuestra modernidad, desde el XIX ha sido fundamental la presencia británica. Los ingleses plantaron aquí el plátano y el tomate,  impulsaron el desarrollo de los puertos, hicieron la Ciudad Jardín de la capital grancanaria, aportaron los primeros hoteles, la electricidad y el agua, trajeron sus deportes, sus bancos y sus consignatarias, influyeron en la plasmación de Puerto de la Cruz, Santa Cruz de Tenerife y la ciudad de Las Palmas.
Desde los exploradores y científicos del XIX –británicos, alemanes, franceses- las islas son un imán para algunos continentales, siguen buscando aquí sus particulares Ítacas. El hecho de que en Aridane haya miles de alemanes censados (casi 10.000 comunitarios en la isla) nos viene a demostrar el atractivo de  nuestra naturaleza. Jóvenes europeos se compran una casa a punto de desmoronarse, se instalan con diez cabras, se ponen a fabricar queso ahumado, verduras y carne ecológicas. Estos urbanitas que podríamos definir como neohippies vuelven al campo, regresan al edén del que ya han abjurado los jóvenes del lugar, pues la agricultura siempre fue dura. En el mercadillo de Puntagorda se aprecia el predominio de los extranjeros en los puestos. Los germanos han valorado nuestra naturaleza, son los primeros que restauraron la arquitectura tradicional. Cierto también que hay quienes piensan que se han aprovechado de esa abulia insular cuando les hemos dejado construir apartamentos de dudosa legalidad que alquilan a sus propios congéneres, dinero que se queda en Alemania y deja poco en la isla. También hay quienes estiman que se aíslan en ghettos y tienen poco trato con el palmero. Y en el otro lado de la balanza hay que poner el hecho de que tienen un alto nivel cultural, su presencia anima las convocatorias máxime cuando es patente la escasa asistencia del nativo a los conciertos, exposiciones de arte, presentaciones de libros, etc. El grueso de esta presencia extranjera es de personas de media y avanzada edad. La segunda generación tiene mayor interés en integrarse, así cuando hemos visitado colegios para charlas literarias y hemos encontrado niños que se llaman por ejemplo Tomás Schroeder les hemos preguntado ¿tú de dónde res? “Yo soy de aquí”, responden de inmediato. Serán de padres alemanes o austríacos, pero se consideran de aquí.
La Palma es una de las islas menos agredidas y ojalá esa razón diferencial se mantenga. El clima, lo barato del lugar, la laurisilva, los pinares, los barrancos, el mar, la pervivencia de las tradiciones, las fiestas populares, los caseríos de la antigua Ben-Awara constituyen recursos atractivos. La Palma ya no debe ser aquel territorio aislado, donde el caciquismo de unos cuantos impone sus normas, donde las comunicaciones con el exterior eran escasas, donde las carreteras eran polvorientos caminos de cabras. En la globalización los ciudadanos han de estar vigilantes sobre la clase política, que tiene manifiestas tendencias endogámicas, dispuesta a sucederse a sí misma. También corresponde a todos los canarios la necesidad de lograr iniciativas emprendedoras que consigan crear puestos de trabajo, soluciones que tendrían que ver con el desarrollo de productos agropecuarios, un turismo selectivo, actividades náuticas, senderismo. La naturaleza y el futuro.

miércoles, 21 de marzo de 2018

Ángel Sánchez, Premio Canarias

"Los canarios no asumimos que somos un pueblo mestizo", decía el escritor Ángel Sánchez en el número 2 de la revista Insularia, editada por la Asociación Canaria de Escritores. En nuestro blog recogimos sus manifestaciones el 24 de octubre de 2013. Ahora toca felicitar al profesor, poeta y ensayista, al traductor y al poeta visual, nacido en Gáldar en 1943, por su galardón recién obtenido. En aquella entrevista opinaba que nuestro mayor problema es no asumir que somos un pueblo mestizo, con el cruce de muchas sangres: bereberes, españoles, normandos, portugueses, genoveses, flamencos, malteses, británicos. Europa, Africa y la cercanía espiritual de América. Estudió en La Laguna y Salamanca, es doctor por La Sorbona de París, profesor en Francia y Alemania, traductor de Boris Vian y Georg Trakl entre otros. Su movilidad es reducida, pero su cabeza no se rinde. Ensayos sobre cultura canaria(Edirca, 1983) fue un libro de cabecera. “Lo que hace nuestra gloria es la fusión, la mezcla de gente tan diversa que ha llegado hasta aquí. Lo triste es que nuestra identidad sigue obnubilada, calumniada incluso. La peculiaridad de nuestra habla no es respetada, Pancho Guerra hizo mucho daño porque atropelló el lenguaje en esquemas humorísticos degradantes”
(Foto tomada de www.laprovincia.es)

lunes, 12 de marzo de 2018

Las pensiones, el 8 de Marzo y un homenaje a Osvaldo Rodríguez


Esta marea del 8 de marzo está más que justificada. Como dice mi pareja, Rosario Valcárcel, la mujer es más observadora, más paciente, estudia más, se sacrifica más, trabaja con mucha seriedad pero hemos intentado esconder sus méritos. Pido perdón a las mujeres a las que no supe escuchar, a las que impuse mi misoginia, pido perdón a las que me quisieron sin que yo lo supiera valorar. Cuando encuentras una mujer de verdad, estás salvado.
La pérdida de capacidad adquisitiva de los pensionistas va a continuar generando una marea de protestas. La revalorización anual del 0,25 parece un chiste cuando con dinero de todos hemos rescatado a bancos, y hemos sostenido un sistema de corrupciones. El gobierno auxilia a entidades financieras y autopistas en quiebra, múltiples ayudas sospechosas, y luego se atribuye éxitos en la economía, que evidentemente no llegan a todos por igual. Con contratos-basura, temporales y poco retribuidos, nuestros hijos lo van a tener crudo. Está claro que será muy difícil que con los salarios que ahora se pagan podamos asegurar el sistema para las futuras generaciones, si los salarios son bajos las cotizaciones en favor de la Seguridad Social van a ser también de risa. ¿Cómo financiar las pensiones de aquí a diez o veinte años? Los partidos no se ponen de acuerdo en trabajar para las mayorías, igual que tampoco recuperan la sanidad, ni la educación. El gobierno, en su momento, sacó 42.000 millones de euros de la llamada hucha de las pensiones para rescatar entidades en quiebra. Según El Economista del 6 de marzo, la banca española liderará ahora los beneficios en toda la eurozona. ¿A qué se espera para recuperar la gigantesca cifra del rescate? Lo peor que puede suceder con los jubilados es que se transformen en la pelota que se arrojan los partidos políticos unos a otros, ahora que se acercan las elecciones locales y autonómicas de mayo del 2019.
Además, en cualquier mañana de cualquier día puedes leer noticias tan poco gratificantes como que un actor negro ha sido discriminado y agredido en un bar de Móstoles, Madrid; la Iglesia Católica sigue siendo poco amiga de la mujer y el obispo de San Sebastián considera "curioso cómo el demonio puede meter un gol al feminismo desde sus propias filas"; también ha sido noticia que las embarazadas pueden perder su empleo si entran en un despido colectivo. Asimismo, tenemos un glosario de pequeños esperpentos, como la letra que Marta Sánchez le ha puesto al himno, una tocata sentimentaloide. Un disparate similar a la archiconocida reforma electoral canaria, es decir pasar de 60 a 70, o de 60 a 63 diputados regionales como propone Coalición Canaria, para que sigan gobernando los mismos, bien agarrado el mango de la sartén. Con el Reino Unido atascado en el Brexit y las elecciones italianas que lo lían todo ¿qué futuro nos espera si los antieuropeístas ganan la batalla? Amnistía Internacional señala que las políticas regresivas de Trump han repercutido en todo el mundo cuando llevamos tan solo un año de su mandato. Por el culto a las armas cada dos por tres se da una matanza en un centro de enseñanza. Y no se le ocurre otra cosa que proponer que los profesores vayan armados a clase, con lo cual las aulas acabarán convirtiéndose en los desenfundes de los pistoleros de las películas del oeste. A ver quién es el más rápido, si el alumno que quiere llevarse por delante a media clase o el profesor especialista en Kant.
El cuento, en sus distintos formatos, goza una era de esplendor. Un género que ha tenido un cultivo excelente en Norteamérica y en Argentina, también frecuente en Canarias. Ahora, con las nuevas tecnologías, hay quien escribe microrrelatos directamente en el móvil, en las redes sociales. Este fenómeno lo vamos a enlazar con la referencia al reciente homenaje a Osvaldo Rodríguez, el profesor chileno-canario que estuvo en la ULPGC, donde apoyó de manera entusiasta a los escritores canarios. A mediados de los 80 acudió desde una universidad peninsular en donde no quiso arraigar, y buscó el sur más periférico y cercano a su América Latina. Vino a parar a una universidad naciente donde se conformaban equipos de profesores muy jóvenes que se aglutinaban junto a otros más veteranos: Maximiano Trapero, Eugenio Padorno, Yolanda Arencibia, José Antonio Samper, galdosianos cultivados al amparo de don Alfonso Armas Ayala, aquel impulsor. En el Club Prensa Canaria intervino muchas veces para hablarnos de su conocimiento de Neruda, de los clásicos españoles, de los grandes autores hispanoamericanos; fue un gran motivador de sus alumnos. Con este motivo intervinimos en el CICCA en la presentación de un libro que han coordinado dos entusiastas profesores de la Universidad de La Laguna, Darío Hernández y José A. Ramos Arteaga: Un universo que se expande… Los nuevos mundos de la minificción. Se trata de una recopilación de estudios sobre el auge de los minicuentos, los microrrelatos, la poética micronarrativa y los haikús, en los que se analizan obras de autores tan variados como José María Merino, el portugués Mário-Henrique Leiria, los tinerfeños Rafael-José Díaz y María Gutiérrez o la palmera Belén Lorenzo Francisco. Una obra colectiva en la que participan creadores e investigadores, consecuencia del I Simposio Canario de Minificción, impulsado por Osvaldo, que dio lugar en 2008 a unas Jornadas de Minificción Literaria. Este libro es fruto del ambiente de colaboración entre las dos universidades canarias.
Las nuevas tecnologías propician la difusión de literatura de formato breve e hiperbreve, también se piensa que el microrrelato puede ayudar en la enseñanza de idiomas; con todo ello surge la abundancia de aforismos, los microensayos, el microdrama, la minificción cinematográfica y audiovisual, donde caben géneros como el denominado cineminuto, el spot publicitario o las miniseries. Estiman los profesores que la evolución de una parte de la literatura y el arte, así como también de la ciencia y la tecnología, camina hacia el terreno de los pequeños formatos. De este modo, la invasión de lo breve y lo inmediato en la comunicación humana, a través de los tuits, los guasaps, los sms, han modificado en mayor o menor medida nuestra perspectiva de las relaciones humanas y también de la propia creación. El microrrelato, con el ilustre precedente de las Greguerías de Ramón Gómez de la Serna, está siendo muy utilizado por los jóvenes. Quizá habría que evitar el riesgo de la banalidad, de una construcción demasiado ligera y oportunista, que lo breve no suponga deterioro de la calidad de la creación.